promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

09

Mar

2021

Tres siglos de la capilla sacramental de Santa Catalina: el culmen del barroco en Sevilla PDF Imprimir E-mail

Abc Sevilla / 2/3/2021

Javier Macias

Santa Catalina sufre aún las consecuencias de la clausura durante 14 años. Las generaciones más jóvenes no han conocido aún a la hermandad de la Exaltación saliendo de este templo, ya que en 2019 la lluvia lo impidió y, en 2020 e 2021, lo ha hecho la pandemia. Se trata de una de las iglesias más antiguas de Sevilla y con una historia que va de la Híspalis romana a la Isbiliya musulmana. Aquel cierre durante tres lustros hizo que la ciudad olvidara algunas de las joyas patrimoniales más importantes de cuantas atesora, como es la capilla sacramental. Aquel espacio quedó como un almacén de piezas al que no podían ni acceder los hermanos por el estado de ruina que presentaba la iglesia. Sin embargo, tras la reapertura en noviembre de 2018, el templo se ha ido llenando de fieles y también de sevillanos que lo visitan para comprender bien la catequesis que engloban las obras de arte que allí se encuentran y los restos arqueológicos aparecidos.

Este año se cumplen 300 años de la inauguración de este espacio situado en la cabecera de la nave del Evangelio y que es el culmen del barroco en Sevilla. Realizada por Leonardo de Figueroa, representa el estilo churrigueresco, el horror vacui. El párroco de Santa Catalina, Francisco José Blanc Castán, explica su simbología: en una primera estancia entrando por la reja, aparecen representados los Padres de la Iglesia. La cúpula tiene angelitos tallados hasta en la linterna. Nada más entrar, a la izquierda, destaca la tabla del Señor Atado a la Columna de Pedro de Campaña y la pintura de Roelas que corona el cancel, representando a la Inmaculada Concepción.

La bóveda y la cúpula de la capilla Sacramental de Santa Catalina
LA BÓVEDA Y LA CÚPULA DE LA CAPILLA SACRAMENTAL DE SANTA CATALINA - RAÚL DOBLADO
En el segundo tramo, el que corresponde al altar, aparece el sagrario con el León de Judá y el Cordero Pascual. Presidiendo el retablo, se encuentra una Inmaculada que es una auténtica joya realizada por Benito Hita del Castillo, a cuyo camarín también se puede acceder. Escoltando a la Virgen se encuentran dos santos relacionados con el misterio eucarístico: Santo Tomás de Aquino y San Juan Nepomuceno, así como San Isidoro de Sevilla, San Leandro y las Santas Justa y Rufina. A ambos lados del presbiterio de la capilla aparecen dos cuadros donde el agua es la protagonista: la caída del Maná y el milagro del agua en la roca. También se encuentran cuatro honacinas con escenas eucarísticas de Cristo.

La Sacramental
El prioste de la hermandad, Raúl López, señala que la hermandad Sacramental de Santa Catalina «fue en su día una corporación muy importante en la ciudad y, aunque no se conoce la fecha exacta de fundación, sí se sabe que en 1550 ya existía». Tanta era la fuerza que llegó a tener, que adquirió un espacio de planta rectangular en la parroquia y contrató a los mejores artistas del momento para levantar un monumento al barroco. Sin embargo, pasaron los siglos y, como ocurrió con la mayoría de las primitivas hermandades sacramentales, se quedó casi sin miembros y acabó fusionándose con la cofradía de penitencia en 1964.

Los actos
La hermandad de la Exaltación presentará este miércoles a las siete de la tarde los fastos de conmemoración de los tres siglos de la construcción de la capilla en el Salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla. El acto lo conducirá el periodista Javier Comas. Durante el mismo, se conocerá el cartel que se le ha encargado al pintor Jesús Zurita Villa. Por su parte, Macarena Megías Casas y Manuel Megías Domínguez han sido los autores de diseñar el logo que ilustrará todos los actos que se celebraran durante 2021.

 
Informacion