promo

Mar

21

Sep

2021

El Ayuntamiento de Sevilla bloquea el plan que Adif encargó a Cruz y Ortiz para Santa Justa PDF Imprimir E-mail
Otros

Abc SEvilla / 14/09/2021

Javier Macías

El proyecto que presentó el Ayuntamiento junto con Adif en 2019 para la reforma del entorno de la estación de Santa Justa desoyó las recomendaciones que había puesto sobre la mesa el estudio Cruz y Ortiz, que fue el que diseñó la terminal ferroviaria. El gobierno municipal tumbó el estudio que Adif le pidió y acordó con los arquitectos porque, a su juicio, no era acorde a los usos previstos en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) al aumentar la edificabilidad. De esta forma, en lugar del documento que elaboraron los propios autores de la estación y que se confeccionó a lo largo de numerosas reuniones con la empresa pública que gestiona las infraestructuras ferroviarias, el Ayuntamiento prefirió contar con sus propios técnicos, que presentaron un proyecto mucho menos ambicioso que lleva un año frenado por el Colegio de Arquitectos. Precisamente, este último elevó unas alegaciones que eran una suerte de enmienda a la totalidad al proyecto municipal ya que alerta de que se vulnera precisamente el PGOU, se privatiza el espacio público al darle un uso residencial y no se coordina con la obra del Metrocentro.
Cruz y Ortiz, cuando construyó la estación en 1991, lo hizo en base a un proyecto global en el que se encontraba todo el entorno para que no quedara disgregada y en tierra de nadie como ha ocurrido a lo largo de estos 30 años. Es decir, se trata de un proyecto inconcluso que tanto el Ayuntamiento como Adif habían rescatado del cajón en 2018. Ese año, a estos arquitectos le encargaron desde Adif un estudio que sirviera de base para los técnicos municipales para que, a partir del mismo, se redactara el Plan Especial para esta zona.

Así, cada 15 días se fue desarrollando en reuniones casi un proyecto global para todo el entorno de Santa Justa, analizando las necesidades que tiene la estación y la propia Administración, así como una evolución de los proyectos que este estudio había ido diseñando en estos 30 años.


Sin embargo, después del preacuerdo entre Cruz y Ortiz y Adif, entró en juego el gobierno de Juan Espadas, que lo tumbó sin dar ningún tipo de expicación al estudio. Según el arquitecto José Ortiz, «nosotros nos quedamos a la espera de acompañarles pero, de repente, salió este plan que no tiene nada que ver ni sería bueno para la estación ni para la ciudad».

 

El proyecto municipal contempla la construcción de bloques de viviendas en la calle Pablo Iglesias y una zona verde y peatonal en el frontal de la estación. Asimismo, el acceso del tráfico privado y los taxis se elimina de la fachada y pasa al lateral que da a Kansas City. Cruz y Ortiz, al igual que ha hecho el Colegio de Arquitectos, considera una ocasión perdida el hecho de que esos terrenos de 120.000 metros cuadrados sean para uso residencial, en lugar de para servicios de la estación, como proponen. «Estos suelos son estratégicos, a dos horas de Madrid, y debería aumentarse la edificabilidad ya que lo que el PGOU recoge son apenas 75.000 metros cuadrados, que nos parece poco». La idea que proponían los arquitectos de Santa Justa es que, como son propietarios públicos, sería factible cambiar el PGOU para llevar a cabo un proyecto de envergadura que no es el que está sobre la mesa ahora mismo y al que se le critica la falta de oxigenación respecto a un edificio que ahora se pretende que se declare Bien de Interés Cultural.

La propuesta de Cruz y Ortiz
El estudio de volumetría que elaboraron los arquitectos de Santa Justa, y que no se dio a conocer a la opinión pública por parte del Ayuntamiento, sigue las líneas de diseño de la propia estación ya que parte de esa base. Aunque no llega a ser un proyecto definitivo, sí está muy desarrollado tanto en la memoria como en las recreaciones virtuales, incluso con un vídeo.


«Siempre se propuso una edificación perimetral que dotara a la estación de un nuevo y controlado entorno propio», señala la memoria del mismo, que añade que el proyecto ha permanecido «incompleto» desde su inauguración. En los croquis iniciales, Santa Justa se arropaba con los llamados 'edificios de la estación', «que le ayudaban a asentarse y ordenar unos terrenos que estaban en tierra de nadie». Cruz y Ortiz consideran que, «aunque han cambiado muchas cosas a lo largo de tantos años, creemos que este cinturón sigue siendo necesario para formar un conjunto unitario de acuerdo con el PGOU».

En la propuesta que hicieron en 2018, introdujeron cambios de forma que esos espacios sirvieran como «catalizadores de actividad y generadores de riqueza», proponiendo un aumento de la edificabilidad: servicios, hoteles, oficinas, centro de negocios en todo el entorno, con construcciones de gran uniformidad, usando los mismos materiales de la estación y dejando a ésta como el edificio más singular. Así, se crearía la 'plaza de la estación', un lugar de recibimiento amable para los pasajeros. El espacio triangular frente a la estación se convertiría en un nuevo parque, cerrando el barranco ferroviario que divide a esta zona verde en dos.

Cruz y Ortiz proyectaba esta reurbanización en dos fases. En una primera, se construiría el espacio en forma de 'U' en torno a la cabecera de la estación. En la segunda, más a largo plazo y una vez aumentado la edificabilidad en el PGOU, contemplaban las edificaciones paralelas a los andenes de la terminal.

Sin embargo, este proyecto está descartado por el Consistorio, que ahora trabaja con el Colegio de Arquitectos para encontrar un «punto de encuentro». Éste pide un proyecto como el de Cruz y Ortiz y el Ayuntamiento no quiere modificar el PGOU. Una vez acordado, se aprobará provisionalmente e irá a Pleno.

 
Informacion