promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

08

Mar

2012

Cultura cree que abrir un aparcamiento en la Encarnación es dar pasos de cangrejo PDF Imprimir E-mail
Día 02/03/2012 - 08.38h
Cultura cree que abrir un aparcamiento en la Encarnación es dar pasos de cangrejo
ABC
El delegado provincial de Cultura, Bernardo Bueno, consideró ayer que en el entorno de la Encarnación «no corresponde» la creación de un aparcamiento para residentes y que ello representaría «una vuelta atrás» en el PGOU, «aunque eso —dijo— es una responsabilidad del Ayuntamiento». «Vamos hacia atrás, como los cangrejos», lamentó, antes de avisar, en cuanto a la licencia, que «yo pensaba que las licencias provisionales no existían; me sorprende mucho».

Bueno realizó estas y otras declaraciones en el transcurso de una rueda de prensa en la que avanzó que la Fábrica de Vidrio La Trinidad, en la avenida de Miraflores, está llamada a convertirse en el primer caso en la provincia de Sevilla en gozar de una nueva tipología de protección, la de «Lugar de Interés Industrial». El delegado señaló que el pasado día 20 su departamento informó favorablemente la modificación de la protección actual de este espacio fabril, inscrito desde 2001 en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz como «Lugar de Interés Etnológico», una declaración que sólo afecta a la nave 1, los hornos y la chimenea. Para ello, se ha propuesto a la Dirección General de Bienes Culturales la incoación de un expediente para aprobar definitivamente dicha modificación, merced a esta nueva tipología no recogida en la anterior legislación.

Esta figura aporta «una mayor protección al conjunto del bien», dado que también afectará a la totalidad de las denominadas naves 2 y 3. Con ello, se recogen «todas las peticiones de la Plataforma “Salvemos la Fábrica de Vidrio La Trinidad”, viéndose de una manera más integral todo lo que fue la producción del vidrio en su momento, y también la solicitud que hace casi un año elevó en este sentido el Ayuntamiento», apuntó el delegado provincial, quien recordó que, «como cualquier otro bien de interés cultural, todo uso que se quiera dar a esos espacios habrá de contar con el visto bueno de la Comisión Provincial de Patrimonio».

Puente de hierro. Bueno no descartó que esta nueva figura de protección pudiera aplicarse al antiguo puente de Alfonso XIIIy precisó que, por lo que a la Junta respecta, «sigue con la misma catalogación que le daba el Ayuntamiento de Sevilla con categoría B», contradiciendo así a lo manifestado inicialmente por el Consistorio. «Ignoramos que el puente de hierro esté descatalogado, ya que no tenemos constancia de que eso haya sucedido. Cualquier descatalogación tiene que ser oficialmente comunicada y autorizada o no, que es lo más importante. Es decir —aclaró— que no se puede descatalogar por propia iniciativa».

La Fábrica de Artillería. El responsable provincial de Cultura se pronunció, a su vez, sobre la intención municipal de ubicar la Gerencia de Urbanismo en la antigua Fábrica de Artillería, estimando que se trata de un posible «globo sonda» lanzado en periodo de campaña electoral. Se refirió al proyecto por lo que se conoce a través de la Prensa, lo que, «en principio, pudiera ser compatible» con el grado de protección del inmueble, si bien manifestó que «no lo conocemos ni creo que el Ayuntamiento lo tenga estudiado». «Yo no le aconsejaría que convirtiera aquello en una zona de oficinas, pues no le estaríamos haciendo ningún favor a este bien». Advirtió que para un activo patrimonial de esta envergadura «no resulta atrayente» un destino como el apuntado desde el Consistorio, al tiempo que trajo a colación una entrevista de la delegada de Cultura, Juventud y Deportes, María del Mar Sánchez Estrella, de mayo de 2011 en la que defendía «el uso cultural» para este recinto, por lo que, a juicio de Bernardo Bueno, «están incumpliendo sus propias propuestas». Cabría destacar sobre este inmueble que la Junta rehusó en su día convertirlo en sede del Archivo Histórico de Andalucía.

Santa Catalina. Preguntado por este templo, recordó las aportaciones de la Junta y el Ayuntamiento, así como el propósito de incluirlo en el 1% cultural. «Creo que ahora tienen que estar por delante los propietarios del edificio, son ellos los que tienen que actuar y poner su parte», concluyó.

 
Informacion