promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

21

Mar

2012

Patrimonio debe visar el uso de la Fábrica de ArtillerIa para sede de urbanismo PDF Imprimir E-mail

Algunas partes del edificio podrían ser ocupadas ya y otras necesitan arreglos cuanto antes

Día 28/02/2012
A. ESTRELLA YÁÑEZ

La Real Fábrica de Artillería es un Bien de Interés Cultural que cuenta con el máximo nivel de protección. Ello, junto a las particulares características del inmueble, compuesto entre otros pabellones, por seis salas de grandes dimensiones tanto en superficie como en altura y a que las cubiertas más valiosas presentan un estado muy delicado, complican la rehabilitación y puesta en uso del monumento de arquitectura industrial.

Por ello, distintos expertos en Patrimonio de la ciudad advirtieron ayer que para instalar allí las oficinas de la Gerencia de Urbanismo que estaban previstas en la Torre Pelli, como ha sugerido el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, es preciso el visto bueno de la Delegación de Cultura y de la Delegación Provincial de Patrimonio de la Junta.

A ello hay que agregar las dificultades técnicas que supondría habilitar para usos de oficina las instalaciones, puesto que sólo la primer crujía, que supone en torno a un 7% del total del edificio de 18.000 metros cuadrados tiene actualmente esta disposición, pues era la zona que estaba ocupada para fines similares por la Delegación de Defensa, que abandonó el edificio en 2011. Compartimentar, acondicionar y climatizar la parte del edificio que precisara Urbanismo requeriría, no sólo una fuerte inversión, sino también las bendiciones de Cultura y Patrimonio, dado el grado de protección del monumento.

En el aspecto económico, el Gobierno local podría invertir allí el resultado de rentabilizar la parcela de Puerto Triana, a lo que se podría unir la explotación de parte del edificio de Eduardo Dato para usos comerciales, propuesta de la que se habló en el anterior plan director del edificio.

En cuanto al aspecto monumental, Julián Sobrino, doctor en Historia y coordinador de Investigación del Departamento de Historia, Teoría y Composición Arquitectónicas de la Universidad de Sevilla no se opuso a la ubicación de la sede de la Gerencia de Urbanismo en la Real Fábrica de Artillería, pero advirtió que las características del edificio requieren un estudio en profundidad y dijo a ABC que su rehabilitación no se puede realizar sólo para satisfacer la demanda que exista en la ciudad, sino que su puesta en valor «tiene que partir del análisis patrimonial del edificio». Explicó que antes de establecer los posibles usos del bien, declarado de Interés Cultural en 2001, hay que tener en cuenta que su rehabilitación no sólo depende de Urbanismo, sino también tienen que participar en las decisiones las delegaciones de Cultura, Patrimonio y Turismo.

En el mismo sentido se pronunció ayer el delegado provincial de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía en Sevilla, Bernardo Bueno, quien consideró igualmente «factible» el traslado de las dependencias de la Gerencia de Urbanismo a la Fábrica de Artillería, pero también dijo que esa operación debería estar respaldada por el «imprescindible» dictamen de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico. Bueno agregó a E.P. que la Administración autonómica no cuenta aún con referencia alguna del proyecto al que se refirió Vílchez, por lo que consideró que esta iniciativa podría tratarse de un «globo sonda» del Ayuntamiento.

El profesor Sobrino está realizando un estudio específico sobre la Fábrica de Artillería para el Ayuntamiento, dentro del programa B-Team de Sevilla Global, dedicado a la gestión municipal de rehabilitación de espacios industriales y cofinanciado por la UE. Indicó que el edificio tiene zonas delicadas como algunas cubiertas, pero otras que pueden ser utilizadas ya de forma eventual, incluso compatibilizando el uso con trabajos de rehabilitación. Julián Sobrino reclamó que se abra una mesa de trabajo para analizar las posibilidades de uso de la Real Fábrica.

 
Informacion