promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

27

Mar

2012

Los vecinos del Prado se niegan a negociar sobre una ilegalidad. PDF Imprimir E-mail

Piden a la Universidad que pague el coste del derribo de la biblioteca y que pida perdón

Día 22/03/2012

Los vecinos del Prado, que exigen el cumplimiento de la sentencia que ordena demoler la biblioteca de la Universidad de Sevilla, no están dispuestos a negociar con el rector, Antonio Ramírez de Arellano sobre la ejecución de la sentencia. El portavoz de la asociación de vecinos Huerta de la Salud, José Miguel González Cruz, y el portavoz de la comunidad de Diego de Riaño número 9, José Cubiles, respondieron ayer al escrito que el día antes difundió la Hispalense en el que se propone a los vecinos «establecer contactos para promover una ejecución consensuada de la sentencia firme».

González Cruz fue claro al afirmar que «nosotros no negociamos sobre ilegalidades, eso sería un contrasentido» y Cubiles agregó que la Universidad de Sevilla es «contumaz en el error» pues «el beneficiario de los recursos no soy yo ni mi comunidad, sino todos los sevillanos, a los que se les ha sustraído un parque público».

El portavoz de Huerta de la Salud explicó que «un contacto no es una negociación y nosotros no tenemos voluntad de negociación. La negociación hubiera tenido sentido antes de que se dictara la sentencia, pero ahora lo que esperamos es que la Universidad reflexione, que pida disculpas por el daño económico y medioambiental que ha hecho y que reponga el parque a su estado original, que no lo dilate más en el tiempo».

También Cubiles dijo que la comunidad Diego de Riaño número 9 no se plantea un acuerdo con la US, «porque supondría meterse en un callejón sin salida». «Los acuerdos no son con imposiciones, la única imposición es la de la sentencia, que ordena quitarlo todo y reponer tal como estaba», agregó.

Además consideró «una pena que el coste del derribo lo tenga que asumir un organismo público, porque el que la hizo, tozudamente y por encima de recomendaciones en contrario, es quien debería pagarla».

 
Informacion