promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

24

Jul

2008

MAS DE MIL TONELADAS DE PINO FINLANDÉS PARA LAS SETAS DE LA ENCARNACION PDF Imprimir E-mail

Más de mil toneladas de pino finlandés para las setas de la Encarnación

Más de mil toneladas de pino finlandés para las setas de la Encarnación
MILLÁN HERCE Constantin Stolle muestra parte de los tableros de madera
POR MARÍA JOSÉ CARMONA
Desde hace mes y medio están llegando a una de las naves del polígono Calonge las maderas con las que, finalmente, se cubrirán las estructuras que conforman el proyecto Metropol Parasol, más conocidas como las setas de la Encarnación. La madera es de pino finlandés, en vez de español o americano porque, debido a las bajas temperaturas, el crecimiento de las coníferas es más lento en aquel país lo que hace que el material sea más duro. El bosque donde crecen esos pinos es propiedad de la empresa Finnforest que por cada árbol que tala planta otros tres.
Esos pinos se someten a un proceso de microlaminado que permite obtener capas de tres milímetros de espesor. Son esas capas las que se unen en tablones de entre 24 y 33 milímetros y que se tratarán para protegerlas, por ejemplo de los hongos y las termitas. Esos tableros salen de la fábrica Finnforest Merk, en Alemania.
El pegamento que se utiliza para unir las capas y los tableros es, según el jefe de la oficina técnica de la obra, Constantin Stolle, tan resistente que está comprobado que antes se ropería la madera que se desprendería el pegamento. El proceso de fabricación de los tableros es tan complejo que se tiene en cuenta incluso las fibras de las láminas y la tensión que ejercen. Al ser, como dice Stolle, una obra tan singular, su estructura es complicada y mixta ya que en determinadas uniones se recurrirá al metal y dos de las seis setas mantendrán el núcleo de hormigón.
El revestimento de madera de los troncos comenzará el lunes por el tronco más complicado porque es el más largo y arranca casi de la acera. Con el segundo tronco no se empezará hasta que el primero esté finalizado.
La seguridad de Metropol Parasol ha sido precisamente uno de los argumentos esgrimidos por los políticos, incluido el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, para justificar los retrasos que ha sufrido el proyecto. Constantin Stolle, como es técnico, evita hablar de plazos y de presupuestos aunque se presta a cifrar en 3.500 metros cúbicos el tablero bruto que se ha pedido. A pesar de esa cifra, en la obra sólo se emplearán 2.500 metros cúbicos lo que significa que las toneladas de madera que se emplearán superan las mil.
Parte de esa madera estará además tensada y postensadas con varas de hierro y para evitar un derrumbe como el que sufrió el pabellón deportivo de Bad Reichenhall. Pero para proteger aún más esa madera se han decidido utilizar una tintura y con un chapado que la hará impermeable aunque permitirá que salga el vapor que las setas puedan acumular. La última de las capas que reciben los tableros es el poliuretano que garantiza la resistencia incluso a los actos vandálicos. Todo ello lo aplica en Sevilla Apinosa.
Además, Stolle defiende que la madera es más aislante y se mueve menos que las estructuras metálicas. Por si fuera poco, si la estructura se hubiera hecho entera de hierro o de hormigón, la plaza no hubiera aguantado. Aún así, lo más complicado será las cubiertas de los parasoles.
 
Informacion