promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

09

May

2012

CULTURA CONFIESA SU INTERES POR FRENAR LOS PROYECTOS DE LA ALAMEDA Y GAVIDIA PDF Imprimir E-mail

Un día después del anuncio municipal y sin conocer el contenido de los mismos, adelanta que no apoyará la modificación del PGOU

Día 21/04/2012 . DIARIO ABC
Cultura confiesa su interés por frenar los proyectos de la Alameda y Gavidia
GOGO LOBATO
El delegado provincial de Cultura, Bernardo Bueno, fue ayer lo suficientemente locuaz como para demostrar que la Junta, al menos en lo que respecta a sus competencias, pondrá trabas para impedir la construción de un aparcamiento rotatorio en la Alameda y convertir el ruinoso edificio de la comisaría de la Gavidia en un centro comercial.

Según el delegado «con los datos actuales» su departamento no apoyará las resoluciones que el jueves anunció el Ayuntamiento para modificar el Plan General. Ni siquiera el asunto ha sido trasladado al Pleno, pero Bueno dejó ayer claro a preguntas de los periodistas que su departamento tendrá que emitir dictamen al respecto y que hoy sería negativo.

D Bernardo Bueno, delegado en funciones, militante socialista del distrito Centro —en el que se desarollarían ambas obras—y tantas veces protagonista por acción u omisión en polémicas sobre patrimonio de la ciudad, como la construción de Metropol Parasol o la Torre Pelli, considera que no es viable aprobar una modificación del PGOU para la venta de la comisaría de la Gavida, y recuerda que la comisión Provincial de Patrimonio es competente en el asunto al estar el inmueble a menos de 50 metros de un Bien de Interés Cultural como es la antigua Capitanía General, hoy sede de la Consejería de Justicia. Lo más sorprendente de la declaración de Bueno es que asegura que «con lo que conocemos en este momento» lo que pretende el Ayuntamiento es «recuperar dinero y vender la sede, y eso —dice— no es una argumentación». El Ayuntamiento ya decidió hace años, siendo alcalde el socialista Sánchez Monteseirín, proceder a la venta del edificio —que compró al Estado por más de 12 millones de

euros—. El edificio, en estado ruinoso, está calificado en el Plan como suelo de interés público y social. Tras reconocer que era inviable convertirlo en sede de la Recaudación Municipal por su alto coste, se decidió su venta para uso comercial. Aquel Gobierno municipal de PSOE e IU incluyó el resultado de la hipotética venta en sus dos últimos presupuestos municipales. El nuevo Gobierno del PP ha hecho lo mismo y ha emprendido las acciones necesarias para la venta, que pasa por la modificación del uso. Para ello el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vilches, ya anunció que el Ayuntamiento compensará la recalificación otorgando uso de interés público a dos inmuebles municipales que no lo tenían: la sede de la calle Pajaritos y el edificio del mercado de entradores del Arenal.

Bueno, sin embargo, considera, ahora, que la propuesta del Gobierno de Juan Ignacio Zoido propone una «ruptura unilateral» al PGOU, norma urbanística que el delegado en funciones cree «responde a una globalidad que se ha estudiado con todos los detalles» y por tanto puede generar «un conflicto de compensación de usos».

Con más rotundidad, Bueno, a pesar de no conocer el contenido de la modificación de forma oficial, avanzó también ayer la total oposición de la Junta al proyecto de aparcamiento rotatorio en La Alameda: «No estamos de acuerdo con que se cambie por propia iniciativa el tema de los aparcamientos rotatorios». Y aunque la consulta corresponde más a la Consejería de Obras Públicas, Bueno alerta de que también Cultura debe pronunciarse, porque «se trata de una modifcación sustancial, regresiva para los ciudadanos en general», que en caso de aprobarse, conllevaría contaminación y suciedad en edificios protegidos al aumentar el flujo de tráfico en la zona centro.

Frente a la opinión de Bueno, la consejera de Obras Públicas, Josefina Cruz, fue más cauta en sus planteamientos y tras advertir que no puede opinar sobre la petición del Ayuntamiento al no conocer los datos técnicos dijo que la Junta velará por que existan compensaciones en el cambio de los usos no lucrativos por lucrativos. «Si el documento lo contempla será aprobado», señaló para añadir que «el Ayuntamiento tiene su propia competencia sobre qué modelo de ciudad quiere y nuestra competencia es que se garantice el cumplimiento de la legalidad urbanística o sectorial».

Mientras se ponían de manifiesto las dos sensibilidades que en la Junta existen sobre la propuesta municipal, el portavoz socialista, Juan Espadas, se reunía con distintas asociaciones y colectivos vecinales para posteriormente pedir al alcalde que retire del próximo Pleno ambas modificaciones del PGOU, para que sean consensuadas y objeto de un «debate previo», si bien es un asunto ampliamente debatido en los últimos quince años, en el que su partido ha mantenido distintas posturas —como se encargó de recordarle de inmediato el delegado de Urbanismo—: a favor cuando gobernaba con los andalucistas, y radicalmente en contra cuando le tocó hacerlo con IU. Espadas, más en sintonía con el pasado reciente, se mostró partidario de la enajenación de la Gavidia, aunque pide «detalles».

El delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, ante el cariz de los acontecimientos salió al paso de las declaraciones para señalar que si la Junta rechaza las modificaciones del PGOU «estará parando el crecimiento de la ciudad y bloqueando una necesidad de los sevillanos sólo por posicionarse contra el Gobierno de Juan Ignacio Zoido». Vílchez recordó que el PGOU debe adaptarse a los tiempos y que estar en contra es «no estar pensando en los ciudadanos e impedir que haya un urbanismo productivo en la ciudad».

 
Informacion