promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

05

Jun

2012

La Universidad intenta reducir el coste del derribo del Prado PDF Imprimir E-mail
Día 02/06/2012

La Universidad de Sevilla ha presentado a la Sala segunda del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía alegaciones ante el inminente auto de ejecución de la sentencia —ratificada por el Supremo— que declaró ilegal la tramitación urbanística de la Biblioteca Universitaria proyectada en los jardines del Prado de San Sebastián y que le obliga a derribar lo construido.

 

El tribunal competente había fijado hasta el pasado 29 de mayo el plazo máximo para alcanzar un acuerdo entre las partes para determinar la fórmula de ejecución de la sentencia. La Universidad de Sevilla ha ofrecido a los demandantes dos alternativas para evitar las consecuencias económicas que tendría el derribo, a las que hay que sumar las que ya se han derivado de la paralización del proyecto.

La primera de las propuestas pasa por mantener lo construido, parte de la estructura de hormigón del edificio proyectado por Zaha Hadid, para transformarlo en espacios de ocio y «jardines colgantes y otros elementos ornamentales». Según la Universidad, su propuesta sería compatible con la «naturaleza de jardín público de la zona afectada», si bien parece menos compatible con la resolución judicial que determinaba la reversión de la zona verde afectada por las obras a su estado original y la conservación de todo el parque del Prado.

La segunda propuesta sí contempla la reposición de la zona verde manteniendo los aparcamientos subterráneos, procurando un mínimo impacto visual con un único acceso de entrada y salida de vehículos en la zona norte del parque, así como una entrada peatonal en la zona sur , la más cercana a la avenida de Portugal.

Esta propuesta necesitaría, no obstante de apoyo municipal, por cuanto debería autorizarse un aparcamiento no incluido en el planeamiento. El Ayuntamiento, en su día parte demandada en el proceso, no ha participado en ningún tipo de negociación al respecto, ya que en su día la Universidad firmó un acuerdo con el anterior equipo de Gobierno municipal para obtener la licencia de obras por el que se hacía responsable único de las consecuencias que tendría una hipotética paralización judicial de las obras.

Tampoco se plantea cómo habría de ser la gestión del referido aparcamiento, si bien la Universidad expone en sus alegaciones que «no pretende un beneficio patrimonial o particular con esta fórmula, sino que se trata de un ofrecimiento a la ciudad».

La Hispalense solicita a la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA que considere sus propuestas de ejecución de la sentencia «en aras del interés público y el aprovechamiento de una infraestructura ya ejecutada y que considera es necesaria en la zona».

Los vecinos tras analizar las propuestas de la Universidad ya adelantaron que insisten en que se proceda a la ejecución inmediata de la sentencia.

 
Informacion