promo

Mie

21

Nov

2012

MAS QUE UN ESCENARIO CULTURAL, SEVILLA PIERDE UN MODELO DE CIUDAD PDF Imprimir E-mail
Atarazanas
estión de incompetencia o que tiene que tragar con ruedas que no son suyas. La inserción de una salvedad en el PGOU no puede ser insalvable. Sevilla ha dejado de ser aspirante a una de las grandes ciudades del itinerario cultural contemporáneo.
–Realmente, parece que cuesta hablar de cultura en esta crisis...
–Me asombra que la cultura no sea el titular de la actualidad económica en Andalucía cada día. Si hay energía renovable o economía sostenible, ésa es la cultura entendida en su más amplio espectro. ¿Qué es Andalucía sino una idiosincrasia, un patrimonio, un ingenio, una música...? Es nuestro gran motor. Nunca hemos estado en un momento tan bueno en calidad de artistas y profesionalización del arte y nunca se ha dado tan poco a la industria cultural en la ciudad.
–Usted apostaba por destinar el 2% del Presupuesto...
–Viene en los manuales de apoyo a la cultura de toda Europa. En una ciudad como Sevilla es poco, si entendemos no sólo la actividad cultural sino el patrimonio. Si dejamos que se caiga la Fábrica de Artillería, que expolien la Trinidad y que San Hermenegildo duerma el sueño de los justos, el día que las cubiertas se vengan abajo le estaremos quitando un 20%.
–La Fábrica de Artillería era su proyecto angular...
–Es una joya que deberían conocer todos los sevillanos. La situación no está para intervenciones de largo alcance, pero al menos habría que rehabilitar las cubiertas. Teníamos un presupuesto de 80.000 euros, pero llevan año y medio sin tocarse. Cada día que pase será más caro. La sequía ha sido la única protectora del patrimonio en esta ciudad.
–Pero pedir subvenciones cuando hay tantos problemas sociales...
–Como sigamos así, los principales clientes de los Asuntos Sociales van a ser los empresarios culturales. Es gente sin ingresos estables que necesita inversiones. ¿Por qué nos cuesta entender que la cultura es nuestro motor económico número uno? Si tan dura es la situación, ¿vendemos la Catedral para hacer pisos? Al hablar de cultura, hablamos de turismo. ¿Quién no vive de la cultura en Sevilla?
–Y con el Ayuntamiento...
–El Grupo Socialista propuso a final de verano un pacto por la cultura en Sevilla. La cultura es más que el último ganador del Planeta o el cantante que a todos se nos viene a la cabeza. Son hombres y mujeres, pequeñas empresas y, fundamentalmente, autónomos a los que el PP no ha solucionado sus problemas y, además, les ha subido el IVA. Se está asfixiando a la empresa cultural de Sevilla. Magníficas ideas como la exposición de las Santas o el nuevo museo Mudéjar podían dejarse para más adelante y proteger el tejido empresarial cultural, que está en peligro de verdad.
–¿Qué ha aportado el PP en este año y medio?
–Creo que hay buena voluntad en la herencia al mantener la Bienal, el Festival de Cine... pero no sé si buena gestión. Y noto inacción en esos problemas detectados en la oposición y que ahora no se ven en el Gobierno. La personalidad de algunos gestores del ICAS, cuya estructura se mantiene igual, tiende a hacerse un currículum basado en exposiciones, pero Sevilla no está para esas florituras.
–Estamos en noviembre, ¿qué espera del Presupuesto local?
–Tras el brutal tajo anunciado por el PP, como en el Maestranza o la miseria para el Arqueológico y la falta de proyecto para el Bellas Artes, espero que el Ayuntamiento sea consecuente: la cultura es un motor económico y el alma de la ciudad. Habrá que ver los reconocimientos de crédito en el primer año de Gobierno popular, por eso me parece fundamental crear un patronato para que eventos como la Bienal crezcan y haya una estabilidad financiera. Sin asistir al juego cada año de cuánto pone cada administración.
–Deja de emitir Giralda TV, ¿se equivocó Zoido al no cerrarla al llegar a la Alcaldía?
–Apoyamos un modelo sostenible, con déficit cero si fuera posible. Lo que no se puede es engañar a la ciudadanía. En un consejo de administración dice que busca fórmulas para mantener el servicio y después nos enteramos por la prensa de que cierra. Un medio público ha de tener control democrático. La información debe ser transparente y eso no ha ocurrido. Que la herencia era complicada lo hemos entendido y ahí ha estado el PSOE apoyando medidas drásticas pero inevitables.
–¿La necesita Sevilla?
–Depende del servicio público que preste. Hay muchas formas de garantizar el derecho a la información. Barcelona, por ejemplo, tiene una licencia que gestionan empresas privadas. Zoido se tiene que posicionar, decir qué televisión quiere. Yo creo que no lo sabe.
–¿Y qué le parece la situación de Canal Sur?
–Es muy delicada, cada uno lo habría hecho de una forma. Hace falta responsabilidad, no sólo desde la Administración, sino en los trabajadores y, desde luego, la de los directivos de la RTVA. La situación general de los medios es preocupante, no sólo de los públicos. No es una cuestión de oficio sino de derecho de la ciudadanía.

 
Informacion