promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

21

Nov

2012

URBANISMO Y LA CAIXA APOSTARON POR LAS ATARAZANAS HACE UN MES PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 17/11/2012

A.S. AMENEIRO

¿Cómo es posible que La Caixa y el Ayuntamiento de Sevilla hayan anunciado esta semana el traslado del proyecto cultural Caixafórum a la Torre Pelli cuando a mediados de octubre pactaron en Barcelona mantener el proyecto en las Atarazanas del Arenal? Algo ha pasado en este mes para que ambas partes hayan cambiado de opinión. Ésa es la incógnita. De cara al ciudadano, sin embargo, lo único que trasciende es la guerra política que ha iniciado el Ayuntamiento de Juan Ignacio Zoido (PP) contra la Junta de Andalucía (PSOE) por este asunto.

La reunión en Barcelona se celebró el 16 de octubre de 2012 y acudieron dos responsables de Urbanismo (el delegado Maximiliano Vílchez y el gerente Alberto de Leopoldo) y dos de La Caixa (Juan Ramírez y Jaume Cabré), según el documento resumen de la cita al que ha tenido acceso este periódico, con fecha del día siguiente. Pactaron desbloquear la licencia de obras y seguir adelante con el proyecto de Vázquez Consuegra "tal y como está diseñado" siempre que se cumplan tres requisitos. Esos requisitos, sin embargo, nunca llegaron a cumplirse.

En la reunión, la entidad bancaria reitera que no redactará el plan especial de protección de las Atarazanas por ser "innecesario y reiterativo" y porque el proyecto ha sido aprobado ya por el organismo competente: la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura de la Junta. La exigencia de ese plan ha bloqueado el proyecto, pese a que la dirección técnica de Urbanismo descartó en enero de 2012 la necesidad de este requisito. En la reunión, el Ayuntamiento expresó que quiere dar seguridad jurídica a todo el proceso pero "confirma su interés y apoyo decidido al proyecto tal y como está diseñado".

Los tres requisitos acordados son, primero, que el delegado de Urbanismo plantee al alcalde la conveniencia de eliminar del plan general (PGOU) de Sevilla la obligación de redactar un plan especial de protección de las Atarazanas, siempre que se tenga autorización de la Consejería de Cultura.

En segundo lugar, que el Ayuntamiento apruebe "en la medida de lo posible" en el Pleno de noviembre la citada modificación del PGOU. Y en tercer lugar, reanudar el proceso de obtención de la licencia y que La Caixa comience a ejecutar la obra una vez culminada la modificación del PGOU con la aprobación de la Junta.

El Ayuntamiento culpa ahora a la Junta de provocar el traslado del Caixafórum a la Cartuja por negarle al Consistorio esa modificación del PGOU, pero lo cierto es que hasta la fecha no ha llevado a Pleno aprobación alguna en este sentido.

La Consejería de Cultura niega rotundamente lo afirmado por el Ayuntamiento. Fuentes del departamento que dirige Luciano Alonso aclararon ayer a este periódico que "no ha habido nunca ninguna petición del Ayuntamiento de modificar el PGOU" para el proyecto del Caixafórum en las Atarazanas.

¿Qué ha llevado entonces al Consistorio a negarse a aprobar esa modificación cuando sí hizo lo propio, aun teniendo la oposición de la Junta, con proyectos polémicos como el aparcamiento de la Alameda o el centro comercial en la Gavidia?

La directora general de Bienes Culturales e Instituciones Museísticas de la Junta, Elia Maldonado, acusó ayer al alcalde de provocar con su "incompetencia" la renuncia de La Caixa a instalar en las Reales Atarazanas un Caixafórum "al no conceder la licencia". Y lamentó la huida de una importante inversión privada en el casco histórico y en un bien patrimonial público. Maldonado insistió en que "un miembro del Ayuntamiento de Sevilla forma parte de la Comisión Provincial de Patrimonio, que ha visto y aprobado todo el proceso por unanimidad y que en ningún momento el representante municipal, ni otro, objetaron que fuese preciso un plan especial". "Zoido ya ha dado suficientes muestras de incompetencia o de mala fe en asuntos como Santa Catalina o la zapata de Triana", dijo Maldonado.

El Ayuntamiento de Sevilla, por su parte, negó ser "el malo de la película" por el traslado del Caixafórum y señaló que los arquitectos municipales "no cometerán ilegalidades". "No elegimos el proyecto, ni el arquitecto, ni aprobamos el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). ¿Y ahora somos los malos de la película?", dijo el portavoz del gobierno Francisco Pérez (PP). El portavoz añadió que la responsabilidad del alcalde era "garantizar que la iniciativa se mantenía en Sevilla".

 
Informacion