promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

02

Abr

2013

ATARAZANAS, UN NOVIAZGO ROTO PDF Imprimir E-mail

VIVA SEVILLA / 3/12/2012

JUAN JOSÉ FERNÁNDEZ CARO

Tras conocer la decisión de Caixa Bank de trasladar el Caixa Forum desde las Atarazanas al nuevo edificio de la Torre Pelli han sido muchas las personas, e incluso instituciones, que se han posicionado ante ella, la mayoría interesadas, y creemos que también nosotros debemos expresar nuestra opinión.

Vaya como introducción que no estábamos enamorados del proyecto de Vázquez Consuegra, arquitecto llevado a los altares por la Junta de Andalucía socialista a pesar de algunas realizaciones tan disparatadas como la del Centro de Interpretación de Baelo Claudia. El proyecto Atarazanas adolecía, a nuestro parecer de dos enormes errores: Romper con el volumen original y no tener resuelto el problema del apoyo del nuevo edificio en el antiguo, llegándose a oír soluciones como la de introducir micropilotes en los pilares alfonsinos.

Por nuestra parte consideramos que la decisión de trasladar la institución obedece a criterios económicos pues la nueva propietaria de la infausta torre Pelli veía en la trasposición del Forum una solución económica a un edificio disparatado y megalómano que no tenía salida y era una ruina para la Caja. Pero veamos los pronunciamientos institucionales más interesados.
El primero, el del alcalde, personaje que padeció un ataque de amnesia nada más tomar el poder.

Ya sospechábamos desde el año pasado que la actitud cínica del Delegado de Urbanismo en la reunión que sostuvo con la Plataforma Túmbala tenía una razón de altos vuelos. En algo tenía que notarse su procedencia. Así que es más que probable que la tardanza en la concesión de la licencia de obras en las atarazanas fuera consensuado por ambas partes (Ayuntamiento y Caixa). Además nos llama la atención que nuestros responsables municipales se rasguen las vestiduras sobre este caso culpando a la Junta de Andalucía cuando no saben qué hacer con otros edificios de primer orden en sus manos: San Agustín o Santa Clara, muertos de pena sin que nadie derrame una lágrima por ellos. ¿Es que estos insignes muertos no tienen más dignidad que las Atarazanas?.

No creo que el arquitecto autor del proyecto, como llegué a leer en un blog de determinado medio de comunicación sevillano, sólo llore porque le disminuyen sus honorarios, pero sus palabras también son cínicas, de lo contrario cómo es que se resigna con una explicación tan huera como la de que el Ayuntamiento estaba tardando demasiado en conceder la licencia que le dieron desde Barcelona y la acepta tan rápidamente.

La del Colegio de Arquitectos es muy llamativa pues califica el proyecto de Vázquez Consuegra como “idónea”. Es decir, inmejorable. Pues, vale. ¡Qué tufo a corporativismo!.

Y qué decir de la Junta de Andalucía. Parece que el señor Alonso se muestra belicoso. Primero lo fue con la Iglesia, pero las puertas de los templos siguen permaneciendo cerradas. Ahora con el Ayuntamiento, de alguna forma justificada, pues son enemigos políticos, no nos engañemos. Esa lucha y no la de la protección del BIC es lo que le importa. La belicosidad con la Caixa es de boquilla, pues la institución catalana le puede enseñar los dientes y no habría cueva lo suficientemente profunda donde esconderse. Aún con eso, lo que nos llama la atención es que, siendo un advenedizo en Cultura (sin formación alguna), se atreva a escribir que el proyecto “ha sabido integrar a la perfección todos los elementos que conforman este espacio monumental”. Otro que tal anda. Por qué no se dedica a gestionar mejor el Patrimonio andaluz haciendo que la administración cultural a su cargo se ponga en marcha, que lleva dormida 20 años. Qué ocurre con el nuevo Museo Arqueológico, que el actual se cae a trozos; y qué con la ampliación del de Bellas Artes, o la colección Bellver; qué sobre la colección arqueológica procedente de los cortijos Tambora y La Vieja, etc. En fin son tantas patatas calientes que mejor echar balones fuera.

También el señor Bernardo Bueno Beltrán, delegado Provincial de Cultura cuando se dio el visto bueno al proyecto desde la Comisión Provincial de Patrimonio, ha dado su parecer. Este personaje, a quien nuestra Asociación le dio sucesivamente hasta el hartazgo el premio “Piqueta” por su, a nuestro entender, negativa gestión del Patrimonio sevillano, defiende el Caixaforum en las Atarazanas comentando sus relaciones con el alcalde acerca de la necesidad o no del Plan Especial. Pero más nos gustaría que nos explicase cómo pasó el proyecto por la Comisión, la cual nosotros negamos su autoridad pues está hecha a dedo, y si hubo o no consenso entre los técnicos funcionarios adecuados.

Y ¿cuál es la posición de la Asociación de Profesores para la Difusión y Protección del Patrimonio Ben Baso?. En primer lugar pedimos tranquilidad y sosiego. Por lo pronto hacer todo lo posible para que el Caixa Fórum, esté donde esté, mantenga el programa comprometido en los acuerdos.
En cuanto a las atarazanas, éstas llevan en pie más de 700 años y según los análisis realizados, sus pilares y arcadas pueden aguantar otros cien. Están levantadas con buenos ladrillos y buena cal, por lo que su estructura creemos que está a salvo. Otra cosa serán las crujías del XVIII, a las que se les debe prestar atención inmediata. En cuanto a su rehabilitación, ¿no ha pensado la Junta que el propio edificio tiene entidad suficiente como para ponerlo en valor de manera individual?.

¿Por qué no se usan los 20 millones de euros que pensaba darle a la Caixa, junto con el edificio, dato que no aparece por ningún sitio, para restaurarlo y presentarlo como es: las mayores atarazanas medievales de Europa?. ¿Es que eso no es suficiente valor patrimonial como para poder venderse sola?. Nosotros pensamos que sí.

Ahora no nos valen lamentaciones. Una vez alejado el Caixaforum hay que buscar otros caminos. Si los técnicos, no los políticos, consideran que nuestras Atarazanas necesitan de un contenido complementario, búsquese. Tomemos ejemplo de otras ciudades. Dejémonos de cateteces y setas. Sabemos que no es el momento propicio, nuestros políticos derrocharon el mucho dinero que les entró, pero hagamos una buena planificación. ¡Ah! Y pensemos bien a quién votar antes de introducir la próxima papeleta en la urna.

 
Informacion