Lun

07

Oct

2013

URBANISMO ORDENA PARAR EL CAMBIO DE PINTURA DEL HOTEL LOS SEISES Imprimir

ABC SEVILLA  19/9/2013

M.J. PEREIRA

La Comisión Ejecutiva de la Gerencia Municipal de Urbanismo ordenó ayer a la Archidiócesis de Sevilla la inmediata suspensión de las obras que la empresa Fontecruz viene realizando en el hotel Los Seises por carecer de licencia de obras y autorización de la Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta, competente cuando se trata de un edificio protegido por ser un monumento. Urbanismo advierte al Arzobispado que si Patrimonio deniega la legalización del cambio de color, deberá reponer el original de las fachadas, patios y zonas interiores que tenían antes de modificarse. Fontecruz comenzó en agosto a explotar por diez años el hotel Los Seises, que forma parte del Palacio Arzobispal de Sevilla, un edificio con un nivel de protección A declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

Para realizar obras en el edificio, solicitó autorización de obra menor para reparar revestimientos y sustituir aparatos sanitarios en los cuartos de baño. En dicha autorización, Urbanismo advirtió por escrito que «no está permitida la ejecución de trabajos de pintura en las fachadas del edificio, igualmente l a pintura i nterior no podrá alterar los colores existentes». Sin embargo, la concesionaria modificó el color de la fachada a la calle Segovias, de rojo pompeya a celeste; hizo pruebas de color verde, azul, negro y blanco en el muro de la calle Don Remondo.

JOSÉ GALIANALa fachada del hotel Los Seises en la calle Segovias pintada de azul celeste, y antes rojo pompeya

Los técnicos de Urbanismo giraron una visita al hotel el 13 de septiembre, comprobando que se hacían obras no amparadas en la autorización de obra menor. «La legalidad de las obras objeto del presente expediente, así como en caso de viabilidad, la legalidad posterior de las mismas, se estará a lo que disponga la Comisión de Patrimonio Histórico al ser un BIC como monumento», por lo que esas obras requiren el otorgamiento previo de la licencia urbanística correspondiente.

Dado que esas obras carecen de licencia municipal, el Ayuntamiento ha apercibido a la propiedad, de modo que podrá precintar las instalaciones y en caso de no paralizar las obras se impondrán sucesivas multas coercitivas por períodos mínimos de diez días y cuantía como mínimo e 600 euros, «dándose cuenta, en su caso, de dicho incumplimiento al Ministerio Fiscal a los efectos de exigencia de la responsabildiad que corresponda».

Fuentes del Arzobispado indicaron que en el contrato de concesión firmado con la cadena Fontecruz se hizo constar que el edificio es un BIC, por lo que tenía limitaciones urbanísticas a la hora de actuar sobre él, dejándose constancia de que habría penalizaciones en caso de que no se respetara ese particular. El hotel, inaugurado en la Expo 92, presenta un grave deterioro tras pasar por el mismo varios concesionarios que no realizaron suficientes obras de mantenimiento, según otras fuentes.