Lun

22

Sep

2014

NINGUNA EMPRESA PRESENTA UNA OFERTA PARA EXPLOTAR EL COSTURERO Imprimir

DIARIO DE SEVILLA / 13/9/2014

CARLOS NAVARRO ANTOLÍN

Ni al tercer intento se ha encontrado una empresa interesada. El concurso para la adjudicación de la explotación turística del edificio conocido como el Costurero de la Reina ha quedado desierto de nuevo, según la documentación oficial del Ayuntamiento. El gobierno local buscaba una empresa que se hiciera cargo de este inmueble como punto de venta de artículos turísticos y de atención al visitante, dejando abierta la posibilidad de un mínimo uso hostelero en la planta baja. Pero las fuertes restricciones que se imponen para su uso, al objeto de preservar sus valores históricos y artísticos, han ahuyentado a las sociedades que se habían interesado por hacerse con el inmueble. 


En el primer concurso se estableció un canon anual de 46.000 euros y en el segundo se rebajó a alrededor de los 25.000, casi un 45% menos respecto al precio inicial; pero ni con ese recorte se consiguió captar el interés de alguna sociedad. El Consorcio de Turismo, que ha mantenido el canon rebajado de los 25.000 euros en el tercer concurso, ofrece incluso la posibilidad de que en la planta baja y el pequeño jardín del edificio haya una cafetería, una posibilidad que debe combinarse con fines eminentemente turísticos, entre los que destacan las tareas de asesoramiento al visitante, la venta de recuerdos de la ciudad, la potenciación de la ruta de la Sevilla del 29, el wifi que haga posible una descarga rápida de los programas específicos para turistas y hasta un denominado demostrador turístico, basado en tecnologías de gestión empresarial. 

El Costurero de la Reina funciona en la actualidad como lugar de atención al turista, pero con un horario reducido. En el mandato de PSOE e IU se apostó por su uso como centro de interpretación de las exposiciones universales de 1929 y 1992, por lo que mantiene una serie de paneles en recuerdo de aquellas dos grandes muestras. 

El Ayuntamiento llegó a recibir hace un año alguna muestra de interés de alguna empresas privada en hacerse con el edificio por la vía de la negociación directa, instrumento por el que el tope es de 25.000 euros. Pero no cuajó. Se optó finalmente por un tercer concurso, pese a que se había descartado esta solución. 

Que ni una empresa haya siquiera participado en los concursos de licitación del Costurero de la Reina no ha dejado de sorprender en el Ayuntamiento, pues a los valores histórico-artísticos del edificio hay que sumar una ubicación que se considera idónea. El Costurero está muy próximo al río, precisamente a un tramo que está siendo potenciado desde hace varios años por el Plan Turístico. También está enfrente de una de las entradas del Parque de María Luisa e incluso cerca del bar Chile, que cuenta con animación a diario. De hecho, alguna empresa ha mostrado su interés en abrir un bar de copas en este edificio, cosa que se ha rechazado rotundamente. 

El edificio es de finales del siglo XIX, obra del arquitecto Juan Talavera. No se encuentra en mal estado de conservación porque ya fue restaurado recientemente. Su función originaria era de la de ser la vivienda del conservador de los jardines de San Telmo y el Parque de María Luisa. Se realizó una restauración durante la primavera de 2007 para arreglar algunas deficiencias estructurales.