Jue

18

Feb

2016

LA JUNTA HABILITARÁ EL PABELLÓN DEL FUTURO PARA SU ARCHIVO Imprimir

VIVA SEVILLA / 17/2/2016

MARÍA ROMÁN

El que fuera el Pabellón del Futuro durante la celebración de la Expo 92 volverá a tener uso o, al menos, su parte norte, después de cerca de 24 años casi sin utilizar e infravalorado. La empresaPública de Gestión de Activos S. A, Epgasa (antigua Agesa) y a quien pertenece el pabellón, ha iniciado los trámites para habilitar parte de este edificio como la sede del Archivo General de Andalucía, ahora dispersado en varios emplazamientos, además de un espacio expositivo multiusos (El PGOU asigna al edificio el uso de SIPS Sociocultural).

La Consejería de Hacienda y Administración Pública de la Junta, a quien pertenece Epgasa, ya ha abierto el plazo para la "contratación de los servicios de redacción del proyecto básico y de ejecución, dirección de obra, dirección de ejecución de la misma, estudio de seguridad y salud, coordinación y asistencia técnica para la adecuación del Pabellón del Futuro a sede del Archivo General de Andalucía", tal y como se recoge en el pliego de licitación del proyecto publicado por la Junta el pasado 9 de febrero de 2016 y que ahora se encuentra en plazo de presentación de propuestas.

El Pabellón del Futuro, según recuerda la asociación Legado Expo en su página web, es "uno de uno de los edificios más singulares y de mayor tamaño de la Cartuja y fue uno de los pabellones de mayor éxito de la Exposición Universal". El pabellón se desdobla a su vez en cuatro pabellones con autonomía propia: Energía y Medio Ambiente, al norte; y los de Telecomunicaciones y Pabellón del Universo al sur, situados en torno a un gran espacio central denominada Plaza del Futuro. Está situado en la calle Camino de los Descubrimientos de la Cartuja y linda con el Canal de la Expo 92 (ahora sumamente degradado) y con el Jardín del Guadalquivir. 

La fecha límite para la presentación de ofertas es el 11 de marzo de 2016 y lo que se pretende con esta licitación, según se desprende de la documentación, es actuar sobre la mitad norte del conjunto para dotar esta zona de un uso permanente y continuado, es decir, los pabellones de Medio Ambiente y Energía (donde se trasladarían los archivos de la Junta ahora en distintas provincias), dejando los ubicados en la mitad sur con su actual uso como espacio cultural de exposiciones y eventos. Este uso cultural es esporádico y no está muy bien definido. Sin ir más lejos, dentro de un par de meses acogerá la muestra Expo Cáñamo.

Tal y como explica Legado Expo, prácticamente toda la superficie de sótanos del edificio (incluyendo los pabellones de la mitad sur) serían usados como depósitos documentales, a los que se les añadiría una sala de lectura y pequeña biblioteca para visitantes e investigadores.

En la planta baja de los dos pabellones implicados se prevé la entrada principal del edificio, desde la conocida como Plaza del Futuro. La planta baja se completaría con el emplazamiento del archivo histórico, talleres de restauración, el depósito de la biblioteca y otros depósitos para documentos más delicados.

De su lado, la planta superior tendría salas técnicas y algunos usos más anexos al archivo. Las dos últimas plantas del edificio se plantean, según el pliego, con un uso “cultural y expositivo” independiente al Archivo, teniendo además una entrada diferenciada del mismo desde el norte del edificio. El pliego pretende comunicar las plantas superiores de los pabellones implicados para que puedan tener una sala común polivalente, en la que se aprovecharían el salón de actos existente del Pabellón del Medio Ambiente o la sala-teatro del Pabellón de la Energía, con la pretensión de "dar a conocer al público parte del contenido que aún se conserva" de la Expo'92, gran parte del mismo conservado.

Según el calendario de planificación del pliego, se licitaría la ejecución del proyecto alrededor de septiembre de 2016 y las obras comenzarían a finales de 2016, con diciembre de 2017 como fecha límite para concluirlas. Epgasa ha establecido como presupuesto objetivo máximo de ejecución por contrata (POMEC) el importe de dos millones de euros, más IVA.  

La decisión por parte de la Junta de dar un uso permanente y continuado a la zona norte del Pabellón del Futuro ha sido acogida con buenos ojos por la asociación Legado Expo, que señala que "a falta de mayor concreción, aplaudimos la intención de integrar elementos existentes en los dos pabellones, y animamos a que el proyecto finalmente elegido sea respetuoso con estos elementos".

"Siempre hemos apostado por que el Pabellón del Futuro sea una pieza clave dentro del eje cultural que supone el Camino de los Descubrimientos de la Cartuja", señala Alberto Martín, vicepresidente de Legado Expo. Martín, que recalca la necesidad de dotar también de uso a los dos pabellones de la parte sur del Pabellón del Futuro, mostró su satisfacción al comprobar "que el pliego hace especial mención a la puesta en valor de los elementos que quedan en ese edificio de la Expo 92".

Para finalizar, expresó su deseo de que el proyecto sirva para "recuperar y reurbanizar la parte del Canal de los Descubrimientos", ahora "punto negro" de la Cartuja tras años de abandono.