Mar

26

Jul

2011

ISLA MAGICA APROVECHA LA OFERTA DE IKEA Y PIDE MAS SUELO COMERCIAL Imprimir

Mientras el Gobierno local negocia con la multinacional sueca Ikea la adaptación de sus necesidades para implantarse en los terrenos de San Nicolás del Puerto, a las exigencias del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), ayer Pimsa la sociedad que explota el parque Isla Mágica anunció que va a solicitar al Ayuntamiento la ampliación del aprovechamiento urbanístico para suelo comercial de que goza el parque y que está preparando una propuesta de modificación del PGOU que lo recoja.

 

La idea de Isla Mágica, de la que informó E.P., implica la modificación del PGOU para que los citados 45.000 metros cuadrados calificados para usos comerciales, que aún no han sido puestos en valor, gocen de la calificación de suelos «de uso global terciario», de modo que tras esta modificación se redactaría un «plan especial» que recogería el nuevo aprovechamiento comercial de esta parcela de hasta 57.000 metros cuadrados, aspecto que la sociedad Parque Isla Mágica considera fundamental para conseguir inversores que se encarguen de la explotación de estos terrenos a través de actividades «complementarias» al parque temático, pero que «desarrollen y consoliden definitivamente» a este activo del turismo hispalense.

Al respecto de la segunda tienda de Ikea en Sevilla y la necesidad de modificar el PGOU, la consejera de Obras Públicas y Vivienda, Josefina Cruz, dijo ayer que «sería conveniente que el Ayuntamiento nos dijera lo que quiere hacer en la medida en que podemos ayudarle a orientar su modificación» y ha asegurado que si la modificación planteada cumple con la legalidad «nos parecerá adecuada y aprobaremos esa modificación». «Modificaciones se hacen con frecuencia cumpliendo la legalidad y que se vean en la Junta no significa que haya más menos control; el Ayuntamiento sabe cuales son sus competencias y la legislación que le obliga; no significa que tendrá mas controles sino que las competencias para modificar serán de la Junta o del Ayuntamiento», agregó. La consejera aseguró que «el Ayuntamiento tiene la garantía de que cualquier modificación de planeamiento que cumpla con la legalidad será aprobada».

Por su lado, el portavoz de la oposición socialista, Juan Espadas, insistió ayer en que la ubicación frente al aeropuerto de San Pablo requiere de una modificación estructural del PGOU y animó al Ayuntamiento a elaborar «un propuesta de ordenamiento dentro de la legalidad urbanística». Espadas admitió que era el consejero de Ordenación del Territorio cuando se aprobó definitivamente el PGOU que dió carta blanca a los cambios reclamados por la multinacional sueca en Jerez, aunque matizó que no ocupaba ese cargo cuando se dió luz verde a esa modificación del PGOU para ubicar la tienda de Ikea en Jerez.