Jue

05

Feb

2009

Adepa ve una imbecilidad la puesta en valor de la cripta del Patio de Banderas Imprimir
El portavoz de la Asociación en Defensa del Patrimonio Histórico (Adepa), Joaquín Egea, calificó ayer de "imbecilidad" la propuesta de poner en valor el subsuelo del Patio de Banderas sin proteger antes el patrimonio consolidado. Egea explicó a Europa Press que "ahora mismo hay en Sevilla zonas con un patrimonio arqueológico extraordinario que pueden ponerse en valor y llevan años cerradas", como por ejemplo el Castillo de San Jorge, que "vergonzosamente, cada año tratan a los ciudadanos como estúpidos diciéndoles que se van a hacer las obras" para su conversión en Museo de la Inquisición.

Del mismo modo, se refirió al caso de la Encarnación, ya que "después de tantas setas no se sabe cómo ni cuándo se va a inaugurar mientras sigue pasando el tiempo", al igual que la muralla de la Macarena, que "siempre se está diciendo que se va a hacer visitable mientras sigue siendo un centro para los desplazados".

"Ante todo esto, un señor con rasgos de megalomanía decide que hay que descubrir ahora restos en el Patio de Banderas", ironizó el portavoz de Adepa, quien consideró que "hay muchas más cosas para poner en valor en vez de levantar una plaza". Así, defendió que "el patrimonio que ya está consolidado hay que respetarlo", e insistió en que "alterar este paisaje urbano estaría en contra del patrimonio de la ciudad en una de las zonas turísticas y culturales más interesantes".

Para Egea, esto sería, por tanto, "un ejemplo de imbecilidad", ya que "en un tiempo de grandes dificultades económicas no se puede tirar el dinero por el afán erudito de saber qué hay debajo del Patio de Banderas, cuando la Iglesia de Santa Catalina y otros muchos edificios están pidiendo ayuda para no perderse". Por ello, recomendó al Patronato del Real Alcázar que, en todo caso, "pusiera primero en valor lo que ya está descubierto, la Iglesia de San Vicente, bajo el Patio de Banderas, sin alterar la fisonomía del mismo", además de apostar por que "se aproveche también para recuperar el ambiente de la zona, que está deteriorado".

"Sentimos penosamente que éste sea el tema que ocupe ahora al alcaide del Real Alcázar, Antonio Rodríguez Galindo, como antes fueron el completar el labrado de la fachada plateresca del Ayuntamiento o tirar casas de la calle San Fernando para abrirle más puertas al Alcázar", agregó Egea, quien apuntó que "Galindo se carga todo lo que toca".