promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Vie

10

Ene

2014

LA FESTIVIDAD DE SAN CLEMENTE,UNA DE LAS MÁS ANTIGUAS TRADICIONES SEVILLANAS PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA/ 23/11/2013

AURORA FLÓRES

HOY celebra Sevilla la festividad que conmemora el 765 aniversario de la conquista de la ciudad por don Fernando III de Castilla, quien eligió precisamente ese día para la firma de la capitulación con el caudillo musulmán al-Xataf, por coincidir con el aniversario del nacimiento de su hijo y sucesor don Alfonso X el Sabio, quien le acompañó en la conquista y capitulación cuando cumplía 27 años de edad. La festividad fue fundada por Alfonso X el Sabio, en recuerdo de su padre, y para costearla donó al Cabildo catedralicio hispalense todas las tiendas que rodeaban la Catedral, por privilegio fechado en Burgos, el 30 de diciembre de 1254, en el que se lee lo siguiente:

 

«Por gran sabor que he de hacer bien a la Iglesia de Sevilla y de llevarla adelante y porque sea mejor servida, y por honra del muy noble rey don Fernando, mí padre, que yace allí enterrado, y por su alma y por remisión de mis pecados, y porque hagan fiesta el día de San Clemente. Doy y otorgo al cabildo de la iglesia de Sancta María de Sevilla todas mis tiendas que se tienen con la iglesia, que las hayan libres e quitas para siempre jamás…»

El propio don Alfonso, por carta expedida en Murcia, el 5 de noviembre de 1271, recomendaba a los canónigos hispalense que: «deben ir el día de San Clemente a la procesión de Santa María y después ir a decir misa a nuestra capilla de San Clemente en el Alcázar».

Tradición antiquísima la de esta festividad en la que procesiona la espada de don Fernando y el pendón de la ciudad; espada que portaron muchos reyes. El propio Alfonso X en la procesión del 23 de noviembre de 1260, su hijo Sancho IV (1293), Fernando IV, Alfonso XI, Pedro I, Enrique II y Enrique III (en el siglo XIV), Fernando el Católico (1508) y Alfonso XIII (1910).

Felipe II ordenó en 1576 que en ausencia real la espada fuera portada por el Asistente de la ciudad. A partir de 1835, desaparecida la figura del Asistente, la comenzó a llevar el Gobernador Civil de la provincia. En 1868 durante la revolución de septiembre, no se presentaron a la procesión el Gobernador ni el Ayuntamiento, por l o que el Preste y el Diácono portaron la espada y el pendón. Con la restauración monárquica de 1875 se reanudó la procesión con las autoridades civiles. Durante la II República, el 23 de noviembre de 1931, tampoco acudieron a la procesión el Gobernador Civil y el Cabildo municipal, celebrándose con la asistencia del Cabildo Catedral, reanudándose su asistencia el día 23 de noviembre de 1936.

En 1977 la procesión cambió su habitual recorrido de las gradas exteriores de la Catedral, para discurrir por las últimas naves del templo, y a partir de 1983 con motivo del nuevo protocolo previsto en el Ordenamiento de Precedencias del Estado, se acordó que la Espada la portara el Alcalde de la ciudad y el Pendón el Concejal más joven, costumbre que continúa en l a actualidad. Durante años esta tradición sevillana se vio sumida en la mayor soledad, superada hoy afortunadamente por la asistencia al acto de diversas corporaciones locales, tales como el Cabildo de Alfonso X el Sabio, la Casa de Castilla y León y la Orden de San Clemente.

En definitiva se trata de una de los tradiciones históricas que conservamos y la procesión más antigua que se celebra en Sevilla; actos que deberíamos cuidar, conservar y arropar como ocurre en similares casos en otros lugares europeos, porque el avance y el progreso social son compatibles con el respeto a la historia y tradiciones culturales de las ciudades.

 
Informacion