promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

05

Feb

2014

LA JUNTA "ADELGAZA" EL PROYECTO DE VÁZQUEZ CONSUEGRA PARA DESBLOQUEAR LAS ATARAZANAS PDF Imprimir E-mail

EL MUNDO / 1/2/2014

FRANCISCO JAVIER RECIO

La Junta de Andalucía tiene un plan para desbloquear las Reales Atarazanas. Con permiso -y con el dinero- de La Caixa. La Consejería de Cultura ha hecho llegar a la entidad financiera un programa de necesidades para levantar un centro cultural en el histórico edificio. Lo ha elaborado tomando como base el proyecto técnico que Guillermo Vázquez Consuegra firmó en 2009 para convertirlo en Caixafórum. Será, desde luego, mucho más modestoque aquél porque el objetivo es reducir su presupuesto a menos de la mitad, es decir, a los 10 millones de euros que se ha prestado a aportar La Caixa como 'compensación' por la retirada de su proyecto inicial.

 

El boceto ya está en manos de La Caixa y ha sido objeto de varias reuniones -cuatro o cinco, según las fuentes consultadas- entre ambas partes. Existe un principio de acuerdo sobre que sea Guillermo Vázquez Consuegra el encargado de 'adelgazar' su proyecto de 2009 para ajustarlo a las nuevas necesidades. Es decir, al nuevo presupuesto, que sería el de La Caixa. Porque, en principio, la intención de la Junta es no hacer ninguna aportación económica o reducirla al mínimo.

De aquel documento técnico se puede salvar gran parte del capítulo dedicado a la consolidación estructural del edificio, esto es, a la rehabilitación pura, que consumía en torno a un tercio del presupuesto inicial. También está en la idea inicial mantener la planta baja como espacio público dedicado a actividades musicales y audiovisuales, abierto a la calle Dos de Mayo y que albergaría también zonas auxiliares como una cafetería o una tienda-librería.

El recorte presupuestario se produciría, fundamentalmente, a costa de las instalaciones de la planta alta. La Junta propone reducir considerablemente el espacio edificado que planteaba el proyecto inicial, renunciando al gran auditorio para 400 personas por otro más modesto de entre 150 y 200 plazas. Las dos salas de exposiciones se reducirían a una, y el resto de espacios -talleres, salas polivalentes- también experimentarían una reducción de número y dimensiones.

La 'dieta de adelgazamiento' que la Junta quiere aplicar al proyecto de Vázquez Consuegra tendría un efecto secundario nada desdeñable. La reducción de superficie construida y la posibilidad de ajustar las nuevas instalaciones a los espacios ya existentes aliviaría o incluso eliminaría el problema de aumento de edificabilidadque la Gerencia de Urbanismo esgrimió para frenar el proyecto anterior. Hasta el punto de que, según las fuentes consultadas por este periódico, haría innecesaria la redacción de un plan especial,obstáculo que acabó por hacer inviable técnicamente aquel intento.

La reducción de costes dificultaría algunas de las propuestas anteriores, como la de rebajar la cota del suelo unos cinco metros en alguna zona para hacer visible el arranque de las espectaculares pilastras que sostienen los arcos y bóvedas del edificio. Los estudios realizados sitúan la capa freática a 2,5 metros de profundidad, por lo que sería necesario aplicar en este rebaje un sistema de impermeabilización que no sería barato.

Está planteada también la posibilidad de ejecutar el proyecto por fases, ajustándolo a la disponibilidad presupuestaria de cada momento. En este caso, sería preciso acometer en primera instancia la consolidación general, la sustitución de las cubiertas de vidrio -las actuales no cumplen los requisitos legales de seguridad- y una mínima infraestructura de apoyo. Con una inversión no demasiado elevada, sería posible abrir los espacios públicos de la planta baja para el desarrollo de exposiciones y conciertos, a la espera de obtener financiación para el resto.

El plan de la Junta para recuperar las Atarazanas dispone también de un argumentario temático. El histórico edificio, construido en el siglo XIII y cuyo estado de conservación se ha puesto esta semana en tela de juicio, es el lugar adecuado, a juicio de la Consejería de Cultura, para crear un espacio dedicado al diálogo social, artístico y cultural entre España y América. No un museo, sino algo mucho más abierto, un lugar de encuentro donde las exposiciones, la música, las relaciones sociales, la divulgación histórica, la literatura o el arte contribuyan a revitalizar el extenso legado americanista de Sevilla y su protagonismo. Ése es el concepto general, ahora hay que plasmarlo en un proyecto técnico.

 
Informacion