promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

25

Feb

2014

EL AYUNTAMIENTO RESCATA MILES DE PIEZAS PARA UN MUSEO CON ONCE SEDES PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA/ 25/2/2014

ALBERTO GARCÍA

Antes de morir en 1890, Francisco Mateos Gago vendió a l a ciudad su gran colección arqueol ógica y numismática. La compra fue auspiciada por José Gestoso y el legado se compuso de más de 4.000 piezas, a las que añadió las procedentes de donaciones como la de la colección Peláez de objetos prehistóricos de los yacimientos de Carmona. Hasta 1950 todo ese patrimonio se exhibió en las Casas Consistoriales, pero a partir de entonces las piezas fueron trasladadas al Museo Arqueológico, entonces situado en el claustro de Santa Clara y el jardín de la Torre de don Fadrique.

Allí permenecieron otro cuarto de siglo, ya que en 1977 toda la colección fue enviada al Museo de Artes y Costumbres Populares de la Plaza de América y se embaló para meterla en los sótanos. Entonces no se hizo inventario, por lo que muchas de esas obras —algunas de altísimo valor histórico— estaban en el limbo administrativo, de manera que el Ayuntamiento incluso ha pedido prestadas piezas peores que las que tenía en propiedad para exposiciones municipales porque no sabía ni lo que tenía en sus almacenes. Este hecho sorprendió al profesor Benito
ANavarrete en cuanto desembarcó en su despacho como director del área de Cultura, a las órdenes de María del Mar Sánchez Estrella en el gobierno del PP. Y aunque muchos han hablado de la exposición «Las Santas de Zurbarán» como su gran labor en este mandato, Navarrete lleva dos años defendiendo un proyecto aparentemente mucho más árido llamado «Patrimonium Hispalensis» y que ayer llegó a su meta con la presentación del alcalde, Juan Ignacio Zoido, en el Salón Colón del Ayuntamiento, ante el sector cultural de la ciudad. Bajo la coordinación de Navarrete, un grupo de expertos como el arqueólogo Fernando Amores, Concepción San Martín y las directoras del Museo Arqueológico y el de Bellas Artes han catalogado, una a una, todas las piezas que el Ayuntamiento tenía arrumbadas desde hace más de 30 años en sus sótanos. En esa tarea no sólo se han incluido los restos arqueológicos, sino la colección de carteles de fiestas de Primavera, que se custodia íntegramente en las dependencias municipales, la colección de pintura contemporánea que el Ayuntamiento ha ido conformando con adquisiciones, premios y donaciones, y el archivo fotográfico, bibliográfico y hemerográfico de la ciudad. Todo está inventariado y a golpe de un cli c de ordenador. Por eso Cultura pidió a la Junta de Andalucía su ingreso en el Registro Andaluz de Museos y Colecciones Museográficas, algo a lo que la Consejería accedió inmediatamente, por lo que a partir de ahora el Ayuntamiento podrá disponer de todo su legado para exposiciones sin que haya reparos de seguridad y conservación y tendrá derecho a las subvenciones que las distintas administraciones publican. Es más, podrá recibir préstamos de otros museos de manera mucho más
ágil. Pero, según dijo ayer el alcalde, esto es sólo el primer paso, ya que «mi intención es que Patrimonium Hispalensis sea una cosa viva». ¿En qué consiste la siguiente apuesta?
Un mapa situado junto a Zoido durante su discurso tenía la respuesta. El Ayuntamiento expondrá todo este legado en once sedes de titularidad municipal o del Plan Turístico que se irán abriendo progresivamente en los próximos meses. Hasta ahora hay funcionando tres: el Antiquarium de La Encarnación, donde se exhiben restos romanos muy relevantes; el Palacio de los Marqueses de La Algaba, que acoge la colección municipal de arte mudéjar, rescatada también con motivo de este proyecto; y las propias Casas Consistoriales, donde muchas obras pictóricas estaban sin catalogar y, tras etiquetar cada lienzo, el Ayuntamiento ha organizado visitas turísticas. En próximas fechas se abrirá el Centro de la Cerámica de Triana, donde se expondrá una selección de las mejores obras cerámicas de propiedad municipal. Y también se dotará de mayor contenido al Castillo de San Jorge.
El resto de los edificios que formarán parte de este itinerario por la historia tangible de la ciudad serán el Convento de Santa Clara, los Baños de la Reina Mora, las cisternas romanas de la Plaza del Pan, el templo de la calle Mármoles, la Casa de la Moneda y los Reales Alcázares, donde habrá una exposición permanente. Los espacios que actualmente están cerrados se habilitarán con horarios de visita en cuanto el Ayuntamiento organice sus contenidos, salvo en los casos que están pendientes de rehabilitación, que serán los últimos en estar en servicio.

Zoido celebra que «hemos puesto en escena el patrimonio hispalense como marca creada por el Ayuntamiento de Sevilla y hemos sido capaces de reinterpretar nuestro patrimonio». El alcalde aclara que «unos pasos cuestan dinero y otros no, basta con tener vocación de querer hacer las cosas» al tiempo que lamenta que «esta riqueza patrimonial desgraciadamente haya permanecido oculta para los ciudadanos». Y, sobre todo, lanza un mensaje institucional de agradecimiento a la Junta de Andalucía por haber inscrito rápidamente la colección en su Registro: «A la Comisión de Museos de la Junta de Andalucía le agradezco su sensibilidad hacia este proyecto. Es necesaria la colaboración de todas las instituciones. Cuando tengo que pedir, pido. Cuando tengo que reclamar, reclamo. Pero cuanto tengo que agradecer, también lo agradezco». No en vano, esta colaboración ha permitido desembalar de los sótanos municipales centenares de cajas con la Historia de Sevilla envuelta en polvo y telarañas, un patrimonio arrojado al caos y al olvido que, en una labor de chinos, Cultura ha vuelto a poner en orden para certificar que esta ciudad es experta en despreciarse a sí misma a pesar de que depende en gran parte del turismo para su subsistencia.

 
Informacion