promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

02

Oct

2014

"EL PLAN FUE UN FRACASO Y SE HIZO SIN ALTERNATIVAS" PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 28/9/2014

A.F.L.

La restricción total al tráfico rodado en el centro comercial de Sevilla no dio los resultados esperados para los comerciantes desde que la medida se empezó a poner en marcha en 1993 en el casco antiguo mayor de Europa que ya contaba con un buen número de calles peatonales. Transportes, aparcamientos y seguridad son los tres ingredientes que han faltado en esta receta, según la valoración que hace Tomás González, presidente de la federación que aglutina al pequeño y mediano comercio de Sevilla y su provincia (Aprocom).

 

González explica que antes de adoptarse una medida que impida al tráfico acceder a las zonas comerciales hay que hacer un estudio de las infraestructuras y transportes con que cuenta la zona para permitir a los ciudadanos la movilidad. «Eso no se hizo en Sevilla ni hay visos de que se haga. Porque al centro no llega el metro, faltan estacionamientos y las calles peatonales se quedan desiertas de noche cuando cierran las tiendas porque no hay una vigilancia policial acorde con el entorno», expone.

González asegura que votará al político que ponga por escrito que hará la red de metro completa «porque si no lo pone por escrito para mí no vale nada lo que diga». En cuanto a los estacionamientos añade que hace falta un macroaparcamiento en el Prado de San Sebastián y otro en la calle Torneo; y, sobre la seguridad, reclama vigilancia especial en las calles en las que el tráfico no puede entrar.

A los que dicen que la calle Tetuán es un éxito comercial por la peatonalización González les responde que «antes ya lo era, porque yo tenía allí un negocio desde el año 54 y lo he vivido. Lo que ocurre es que la peatonalización ha llevado la implantación de las grandes cadenas comerciales, de l os grandes operadores que querían las mejores calles». Explica también que en muchas calles las restricciones al tráfico rodado han hecho mella en los negocios. Así, cita como ejemplo a San Jacinto, en Triana, donde la eliminación del tráfico «se está cargando el comercio local» pues ha llenado la calle de bares y veladores. Otro ejemplo que pone es el de la calle Asunción, en Los Remedios. Allí, según González, la peatonalización también ha afectado negativamente al comercio tradicional, una actividad que ya estaba diezmada por la paralización de las obras de la línea de metro que pasa por la cercana avenida de la República Argentina y las del estacionamiento subterráneo en la calle Virgen de Luján, que atraviesa a Asunción.

«No se pueden tomar las medidas a la ligera. Hay que hacer antes un estudio del impacto, de la infraestructuras, de las carencias», insiste el presidente de Aprocom que reconoce que la zona peatonal atrae a público, al menos para pasear. También esto puede convertirse en un problema para los comercios: «Ahora en Navidad tenemos el problema de la masificación, se pone esto como en Semana Santa, y la masa impide hacer compras a los que verdaderamente quieren».

 
Informacion