promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

06

Oct

2014

LOS ARQUITECTOS, A FAVOR DEL PUENTE A LA CARTUJA QUE VETA LA JUNTA PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 5/10/2014

J.J.BORRERO

El decano del Colegio de Arquitectos Ángel Díaz del Río asegura que el colectivo que representa está a favor de la construcción del puente que conectará Torneo con el entorno de la Torre Pelli que la Comisión de Patrimonio ha desautorizado por supuesto impacto visual sobre el conjunto monumental de la Cartuja. Díaz del Río sostiene que,

aun cuando no se conoce el proyecto del puente, «la afección patrimonial será mínima». Así lo planteó el representante del Colegio de Arquitectos en la reunión de la Comisión de Patrimonio que controla la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, donde, como otros colectivos técnicos, carecen de voto. En relación a la polémica suscitada, el decano recuerda que la construcción de la Torre Pelli, que se encuentra en su última fase de edificación, obliga a una adaptación urbanística del entorno para asegurar el menor impacto posible del tráfico que atraerá y generará la torre de 178 metros de altura y su complejo comercial y de ocio contiguo que incluye un aparcamiento subterráneo para 3.800 vehículos.
JUAN FLORES
Vista de la zona del Guadalquivir sobre la que el Ayuntamiento proyecta construir un puente
«Antes que construir la torre habría que haber preparado, urbanizado, transformado la ciudad para un edificio de estas características y no se hizo», recordaba Díaz del Río alertando de las consecuencias que tiene ahora no haber incluido en el PGOU el proyecto de la Torre Pelli, que tampoco fue abordado en el Plan de Ordenación Territorial de la Aglomeración Urbana de Sevilla (Potau). Precisamente Díaz del Río alertó en su día a la Junta de Andalucía, siendo consejero Juan Espadas, de que ese documento de planeamiento debería incluir el impacto de la Torre Pelli por su ubicación estratégica en uno de los principales accesos de la capital, pero tampoco se hizo. «Construir un puente es hacer ciudad», añadía el decano para el que no hay duda de que construida la torre es necesaria «una adecuación viaria del entorno». En este sentido recordaba que hay otros puentes proyectados en el PGOU vigente que no se han hecho, incluido éste que originalmente se planteaba como pasarela peatonal.
El decano pretende huir de polémicas políticas, para resaltar que los arquitectos no están a favor de las propuestas de una u otra administración, pero sí están a favor de la construcción del puente, para el que ya está en marcha un concurso de ideas. A Díaz del Río le extraña que sin conocerse el proyecto definitivo se pueda afirmar por la Comisión que generará un impacto visual en el patrimonio, cuando la afección de una infraestructura de estas características en esa zona a afectos patrimoniales será «mínima».
El Colegio de Arquitectos tiene previsto abordar este asunto y el papel que juega el colectivo profesional en la Comisión de Patrimonio en la próxima junta directiva. Y es que en su día ya el colegio advirtió de las consecuencias que tendría el decreto ley que dejó en manos de los delegados provinciales de la Junta de Andalucía la elección de los técnicos de la Administración con derecho a voto en la comisión, alertando de que supondría una politización de este órgano institucional cuyos informes, como en este caso son vinculantes. Generalmente en los asuntos ordinarios el criterio de los técnicos representados con voz y sin voto es atendido por los representantes políticos de la comisión en caso de calado político, como es el del puente, ocurre todo lo contrario.
Para Gaesco, «absurdo»
Además de los arquitectos, la organización empresarial Gaesco, que agrupa a las empresas constructoras y promotoras de Sevilla, ha salido al paso del informe desfavorable de la Comisión Provincial de Patrimonio para construir el puente, considerando «absurdo » rechazar lai dea « sin saber como será». Gaesco, que participa con voz pero sin voto en dicha comisión, destacó ayer que «carece de sentido rechazar la construcción de un puent e sin saber t odavía cómo será » , al tiempo que ha propuesto que «en lugar de bloquear el proyecto se abra un debate entre los técnicos y especialistas competentes de la Administración autonómica que permita dar solución a los problemas que pueda generar dicho puente, tanto de impacto visual como de movilidad». «Eso sería lo razonable salvo que su postura esté condicionada por razones partidistas o políticas», apuntó Gaesco, que «siempre ha sido partidaria de una mentalidad abierta y flexible» a la hora de interpretar y aplicar el Plan General de Ordenación Urbana».

 
Informacion