promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

02

Sep

2008

PERDER LACOLECCION CARRANZA ES PARA LLAMAR A GALINDO SINVERGUENZA POLÍTICO PDF Imprimir E-mail
 «Perder la colección Carranza es para llamar a Galindo sinvergüenza político»
Publicado Lunes, 18-08-08 a las 07:54
Ricardo Suárez_Pintor

—Cada vez está usted más cerca de su destino. Acaba de pintar el trampantojo textil de Entrecárceles…
—¿A qué se refiere usted?
—Me refiero a que hace usted todo tipo de oposiciones para acabar como Julián Muñoz. Le he visto un cuadro donde rebaja la bandera republicana, la homosexual, el movimiento okupa y el apoyo a los presos etarras a categoría de papel higiénico…
—No porque tenga nada en contra de la República y los homosexuales. Si en cambio soy muy combativo contra aquellos que la emplean como cortina de humo.
—Pero es que los ha pintado usted de tal forma que da la impresión de que no le importaría usar ese papel higiénico…
—No me importaría nada utilizarlo contra aquellos que utilizan la República y la homosexualidad en vano. En cuestión de higiene toda limpieza vale.
—Ya sólo le falta que un día lo veamos en alguna de esas fiestas privadas que celebran en Sevilla para recordar el 18 de julio y que son manchadas por los huevos que arrojan los viandantes…
—No estaría mal pintarlas. Las fiestas privadas sevillanas dan para mucho.
—Es usted un pintor joven, mediático y con buenísimas relaciones en el cielo y en el infierno. ¿Lo ha llamado Cajasol para que pintara el trampantojo de Sierpes y Entrecárceles precisamente por eso?
—Desde que Cajasol se llama Cajasol le aseguro que no llama a cualquiera.
—Hombre, quiero decirle que no lo ha llamado porque usted rebaje a categoría de papel de water a la bandera republicana y a la homosexual ¿verdad?
—Cajasol me llama por mi trayectoria y por hacer las cosas bien en una ciudad donde la informalidad es moneda de curso legal. Los proyectos que presento no son para salir del paso.
—Pero sus relaciones con Cajasol son mejores que las de Carrillo con el alcalde ¿cierto?
—Carrillo y el alcalde es un matrimonio roto y sin futuro.
—Hablando del alcalde me acuerdo del alcaide de Alcázar, el señor Galindo. ¿Cómo artista cual es su opinión sobre el tema de la colección Carranza?
—Si perdemos la colección Carranza es para llamar, con todos mis respetos, sinvergüenza político al señor Galindo. No podemos perder continuamente todos los trenes.
—¿Qué nombre tiene la figura de lo que hace el señor Galindo con esta colección?
—Me recuerda a Cristo en la cruz diciendo: padre, perdónalo porque no sabe lo que hace. Sevilla tiene en cultura a príncipes de la ignorancia.
—Parece increíble que haya cinco ciudades detrás de esta colección y que aquí sólo denuncie ABC, usted y algún que otro despistado…
—Adulando a estos príncipes hay mucho intelectual cobarde rindiendo culto a la subvención y a la mamelas de las diferentes ventanillas de la delegación de «soltura».
—¿Cree que Patrimonio, Cultura, Bellas Artes, la Universidad, las asociaciones patrimoniales, las asociaciones de ámbito cultural denunciarán semejante barbaridad o se callarán según indica el libro de estilo del pesebre?
—Se lo acabo de decir. Aquí los únicos que reivindicamos y denunciamos somos los que no tenemos hipoteca que pagar en el Ayuntamiento y en la Junta.
—Y no teme usted a que no le encarguen más cuadros y tenga que pintar en las paredes como hacen los grafiteros…
—No. Si estas declaraciones duelen, más me duele a mi lo que están haciendo con Sevilla.
—Por cierto, Málaga parece que saca adelante el museo Thyssen…
—Como nos despistemos se hace capital de Andalucía. Aquí falta la energía política que disfruta Málaga. Ahora mismo Sevilla es el pueblo más grande de su provincia.
—¿Usted cree que nos quedaremos sin el Thyssen con la pintura del XIX que nos prometieron?
—Nos quedaremos sin el Thyssen, sin la colección Carranza y sin la de don Mariano Belver, una de las más importantes del xix español. Tan importante como la que Málaga le va a quitar a Sevilla de las manos de Carmen Cervera.
—Pues como verá hay una copiosa indignación en Sevilla por todo esto, sale usted a la calle y ve a la gente protestando en masa... ¿No será que Sevilla solo es una postal de palmeros cantándole al sol que más calienta?
—Santa Catalina se puede caer abajo. Pero la gente se manifiesta por el cierre del Tremendo. Hace tiempo que Sevilla bebe demasiado
 
Informacion