promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

10

Nov

2014

EL PUENTE DE LA CARTUJA QUE NO QUIERE LA JUNTA,UNA SOLUCIÓN QUE VALE POR TRES PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 9/11/2014

M.D.ALVARADO

Hace ocho años que se aprobó el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Sevilla. El documento abordó los problemas que ocasionaba la falta de conexiones entre la Cartuja y el resto de la ciudad planteando potenciar el transporte público con el desarrollo de la red de y cercanías y hasta seis puentes y pasarelas. Hoy, las obras de la Torre Pelli están a punto de concluir, pero de los puentes y la solución al tráfico que generará no hay nada de nada. Y no por falta de propuestas.

En estos años se han planteado tres proyectos para construir puentes, una pasarela peatonal, una plataforma reservada para el transporte público y, el último, un puente para el tráfico vial que daría una solución directa tanto a los problemas de tráfico que genere la Torre Pelli y una conexión más directa de parte de los autobuses metropolitanos con la estación Plaza de Armas. Esa solución ha sido rechazada tajantemente, por la Junta de Andalucía.

La misma administración que en 2004, siendo alcalde el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, no puso pegas a que, sin pasar por una modificación del PGOU, la pasarela peatonal de la Cartuja se abriese al tráfico viario para solventar el caos de tráfico en la isla, rechazó desde un primer momento la idea y se ha opuesto en distintos ámbitos, desde la Consejería de Fomento a la de Cultura y hasta la Empresa Pública de Gestión de Activos dependiente de la Consejería de Hacienda, a aprobar la modificación del PGOU que el Ayuntamiento puso en marcha.

El último episodio fue el veto dado al proyecto por la Comisión Provincial de Patrimonio por considerar que el nuevo puente supone una contaminación visual al Monasterio de Santa María de las Cuevas, cambia la «perspectiva» del Pabellón de la Navegación, no se sabe cómo afectará al Jardín Americano e incluso, asegura, llegaría a generar más tráfico. El Ayuntamiento, en el concurso que ha convocado para el diseño del puente, y que mantiene pese a la decisión de Patrimonio, estableceque deberá tener en cuenta e integrar la estructura con el conjunto históricopróximo y en todo su entorno.

Así las cosas, la solución al problema de tráfico que podría generar la puesta en servicio de la Torre Pelli en cuestión de mesessigue sin definirse. El problema no es tanto las limitaciones presupuestarias —la promotora de Puerto Triana ya aportó al Ayuntamiento la cantidad que le correspondía para ejecutar esa actuación—, sino que la misma Junta que no impulsa la ejecución del metro ni las actuaciones que desarrollen el transporte público metropolitano, tan importante para esa zona, se niega a negociar la propuesta sobre el puente que propone el Ayuntamiento.

El estudio de impacto sobre el tráfico realizado por el Ayuntamiento señala que la entrada en servicio del complejo de la Torre Pelli provocará un incremento nada más y nada menos que del 46%en el tránsito de vehículos en la zona.

 
Informacion