promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

11

Mar

2015

VENGANZA A LO TALIBÁN EN ÉCIJA CONTRA EL PATRIMONIO PDF Imprimir E-mail

EL MUNDO / 11/3/2014

CHEMA RODRÍGUEZ

Al más puro estilo talibán/yihadista y armado con dos piedras, un individuo ha destrozado uno de los cuatro mosaicos romanos que existen -o existían, ya quedan tres- en el mundo de doble lectura. Ocurrió en Écija en la madrugada de ayer en el yacimiento arqueológico de la plaza de Armas, el mismo en el que hace sólo unas semanas se descubrieron restos también romanos de un edificio público en un estado de conservación comparable a la mítica ciudad de Pompeya.

 

El mosaico, datado en el siglo II después de Cristo, era conocido como Annus e incluía una representación humana que, vista por un lado, aparentaba ser un niño y, vista por el otro, era un anciano.

Pertenecía a una domus o vivienda privada romana que apareció hace alrededor de una década.

El agresor, al que la Policía Nacional sigue la pista, conocía perfectamente el extraordinario valor artístico e histórico de esta mosaico. Se dirigió directamente hacia el mismo y, al parecer, con dos piedras lo machacó hasta borrar por completo la imagen de doble lectura que lo hacía excepcional.

Hasta el punto de que, como explicó ayer el delegado municipal de Desarrollo Turístico y Empresarial, Rafael Benítez, destacó que sólo hay piezas parecidas en Italia (dos) y en Luxemburgo.

El ataque se produjo en torno a la medianoche de lunes, cuando el sospechoso saltó una verja de hierro que protege el yacimiento. Salvó los pinchos de hierro del extremo de la valla con la ayuda de un cubo y accedió al interior, donde permaneció alrededor de 40 minutos en los que no sólo destrozó el mosaico, sino que, además, causó graves daños a una pequeña tumba musulmana -una maqbara- y espació por toda la excavación los restos humanos.

Asimismo, causó desperfectos en un impluvium, el patio de una casa romana del mismo yacimiento. Los daños, en este caso y de acuerdo con la información facilitada por el Ayuntamiento de Écija, se concentran en la estructura y en la pintura. Literalmente, el autor del ataque vandálico arrancó media columna.

Al autor lo han grabado las cámaras de seguridad que, además de la valla, protegían el recinto arqueológico ecijano y, de hecho, según fuentes próximas a la investigación, se le reconoce parcialmente en las imágenes. Hasta el punto, añadieron estas fuentes, de que los investigadores de la Policía Nacional tienen ya identificado a un posible sospechoso.

Sobre el móvil de esta agresión al patrimonio histórico, todo apunta a una posible venganza por parte del autor, cuyos intereses podrían haberse visto perjudicados por las excavaciones arqueológicas. Lo que, al menos por ahora, tiene claro la Policía Nacional es que fue un solo hombre el que asaltó el yacimiento y provocó los destrozos en los restos.

Sobre el 'arma', en principio se apunta a dos piedras que aparecieron fuera de su sitio en la mañana de ayer, cuando los arqueólogos que trabajan en la zona se percataron de lo que había sucedido y dieron la alerta.

El Consistorio astigitano, además de denunciar el ataque vandálico a la Policía, ha puesto los hechos en conocimiento tanto de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía como de la Fiscalía de Medio Ambiente, Urbanismo y Patrimonio Histórico.

Además, señaló el alcalde ecijano, Ricardo Gil-Toresano, tanto el Cuerpo Nacional de Policía como la Policía Local han redoblado la vigilancia sobre el yacimiento.

«Esto no es vandalismo, esto es un acto criminal», ha lamentado el arqueólogo municipal, Sergio García-Dils, quien insistió en que el daño causado al mosaico es definitivamente «irreparable». «Es decir, hay una intencionalidad, no es un acto vandálico ni gamberreo», señaló el arqueólogo, para quien «el nivel de ensañamiento y de criminalidad sorprende y sobre todo en estos días que nos llevamos las manos a la cabeza con lo que está pasando en Siria». «Tendríamos que reflexionar sobre que ese nivel de barbarie lo tenemos en Écija», apuntó.

Para intentar reparar el daño, se baraja la posibilidad de desmontar y extraer por completo el mosaico al objeto de intentar reconstruir la imagen destruida a partir de las teselas que no hayan quedado completamente destruidas.

 
Informacion