promo

Mie

29

Abr

2015

SETAS SILENCIOSAS PDF Imprimir E-mail
Encarnación

 

Tan callados como el propio Monteseirín, quien no da la cara ni alza la voz ante las documentadas informaciones del compañero y amigo Alberto García Reyes. Escondido en el silencio, el alcalde de las facturas falsas calla. Y otorga. Aunque otorgar, otorgar, lo que se dice otorgar, fue lo que hizo nueve días antes de aquellas elecciones que lo dejaron de patitas en la calle. De patitas y de rositas. Porque se fue sin dar la cara. Ahora Zoido quiere pedirle responsabilidades. Ojalá siguieran vigentes aquellos juicios de residencia a los que tenían que someterse los virreyes de las Indias. En esto no hemos progresado. Todo lo contrario. Se van los alcaldes después de dilapidar el suelo público y el dinero de todos, y si te vi, no me acuerdo. Porque aquellos progres que luego derivaron en el 15- M no se acuerdan de las Setas que les sirvieron de icono y de lugar de reunión. Ni de los insult os que l anzaban contra l os cuatro gatos mal contados que denunciábamos aquella tropelía. Hay que recordar todo esto para que no se olvide. Para que ningún alcalde vuelva a caer en semejante traición. Haría bien el PSOE de Juan Espadas en marcar distancia y en denunciar a su compañero de filas. Pero eso es imposible en la partitocracia que vivimos. Tampoco lo hace el PP de Valencia. Ni el de Castellón. Para todos ellos sería algo así como traicionar al partido, cuando aquí no hay más traidor que quien vendió a la ciudad por un plato de lentejas. O de setas silenciosas.

 
Informacion