promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

16

Jun

2015

SEVILLA, AL MEJOR POSTOR PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 22/2/2015

MARÍA JOSÉ GUZMÁN

EL actual gobierno municipal optó nada más llegar por sacar al mercado un variado y valioso patrimonio que no iban a poder mantener las arcas públicas. Edificios dispersos por la ciudad, pendientes de su rehabilitación y de nuevos usos y propiedad del Ayuntamiento de Sevilla. La Gerencia de Urbanismo optó por el modelo de las concesiones a largo plazo como mejor solución: poner a disposición de empresas privadas este patrimonio para que puedan explotarlos comercialmente a cambio de que se hagan cargo de la restauración y abonen un canon anual. Un alquiler a largo plazo, prorrogable hasta a medio siglo, cuyos beneficios son para la empresa en cuestión y también para la ciudad, que recibe los servicios que el gobierno municipal no puede suministrar con recursos propios. 



Hasta ahí bien. Se supone que la Gerencia de Urbanismo en este caso vela para que se cumpla la normativa vigente y se respeten escrupulosamente los edificios protegidos. De hecho, en algunos casos se requiere del visto bueno de la Comisión de Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía. Pero, ¿qué jurado valora los proyectos? ¿Convendría que el contrato se pudiera revisar en menor plazo? ¿Se ajustan siempre los usos al interés general? ¿Qué hay de la estética? 

En este mandato este modelo se ha aplicado en varios edificios. Es el caso de la Estación de Cádiz, las Naves del Barranco, el Mercado de la Puerta de la Carne, el Costurero de la Reina... El resultado no ha sido en todos el mismo. En este último caso, el Ayuntamiento, tras declararse el concurso tres veces desierto, optó por gestionar directamente el edificio de Juan Talavera tras rebajar casi a la mitad el canon y recibir ofertas que pretendían convertir el pequeño castillito junto al río y el parque en un bar. 

Tomar esta decisión para el Costurero de la Reina, renunciar al modelo de concesión, resulta más fácil porque el inmueble fue restaurado en 2007, está en buen estado. No ocurre lo mismo con otros edificios muy deteriorados y cuya explotación supondría también unos ingresos muy valiosos para las arcas municipales en una época en la que, además, no es posible proyectar otra cosa. 

Hay arquitectos y especialistas en patrimonio más que preocupados por los criterios con los que se otorgan estas concesiones. ¿Prima más la estética o la oferta económica? El riesgo de que la ciudad se convierta en un parque temático, por ejemplo de la gastronomía, ha suscitado más de un debate. El Pompidou de la Puerta de la Carne será finalmente un mercado gourmet más. Bares por encima de proyectos culturales y equipamientos sociales. ¿Es posible que a las empresas les interese algo más que aparcamientos subterráneos, gimnasios y restaurantes? Tal vez es posible encontrar otras soluciones, también más estéticas. Hay quienes hubieran optado por algo distinto para el Corral de Herrerías, en la calle Santander. Sin duda, aunque respete la normativa de protección del patrimonio. 

Los usos de estos edificios municipales deberían ser compatibles con los intereses generales, de la ciudad. Y, por ello, hay voces que se levantan contra concesiones que duran más de dos décadas y abogan por contratos que sean revisables. El mandato está a punto de concluir y quedan muchos de estos proyectos perdidos en la maraña burocrática que requieren estas operaciones urbanísticas. 

La negociación con Altadis para dar nuevo uso a la fábrica abandonada va por otro derrotero, pero tampoco está exenta de polémica. La tabacalera tiene vocación industrial, no inmobiliaria, por lo que supone, una vez recalificados los terrenos, podría vender a un tercero el suelo. Pero el convenio, una declaración de intenciones que hay que ratificar, recoge ya un proyecto que se someterá a un concurso de ideas. ¿Es lo mejor? 

El gobierno municipal debería ser cauteloso y no correr riesgos innecesarios. Lo primero es el interés de la ciudad, por encima de cualquier otro criterio. Cueste lo que cueste.

 
Informacion