promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

09

Jul

2015

LA DISTORSIÓN DE LA CASA DE LA MONEDA PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 8/7/2015

Las declaraciones de Bien de Interés Cultural parecen ser papel mojado dependiendo de según qué valoraciones e intereses. Igual que las aun más altas, e inanes, como la de Patrimonio Mundial de la Humanidad.

 

J. M. SERRANOVista del nuevo edificio, una de cuyas fachadas da a la vía abierta desde la calle Santander

Que se lo digan si no a Adepa y a su presidente, Joaquín Egea, que anda ahora batallando contra los desaguisados en la Real Casa de la Moneda (BIC desde 1970 e inserta en otro BIC: los restos de la muralla musulmana del s. XIII), con el apoyo de su hija, la abogada Isabel Egea.

En cuanto tenga ultimados unos flecos, Adepa llevará al TSJA la vía que han abierto desde la calle Santander, rotulada en homenaje a Francisco Morales Padrón, hasta la Casa de la Moneda, y cuya necesidad justifica Urbanismo en que ya existía una vía en el siglo XVI, que si se acepta en el Plan de Protección de la zona pero no en el PGOU. Paralelamente, pide el derribo del inmueble que se ha edificado en terreno que pertenecía a una bolsa de Suelo de Interés Social, declarada como tal en 1999, cuando se derribó la casa regionalista de Espiau que los ocupaba, que, a su vez, se izó sobre las Herrerías Reales, y los terrenos se expropiaron.

La declaración del suelo cambió y en julio de 2011, la Gerencia de Urbanismo subastó la parcela en la que se ha levantado el inmueble. Fue adquirida por 697.054,50 euros por «AGC y Asociados», sociedad de la que es administrador único Antonio González Cordón, el arquitecto que ha construido un vanguardista inmueble con 625 metros cuadrados de edificabilidad, de dos plantas —la baja para locales comerciales y la primera para vivienda—, que levanta ampollas entre conservacionistas y puristas y, en Adepa provoca sospechas por cómo se realizó la subasta, a la que, dicen, faltó la publicidad.

Para Adepa, el edificio incumple la Ordenanza Municipal, la Ley de Patrimonio, supone un incumplimiento de los acuerdos con la Unesco sobre el entorno de la declaración de Patrimonio de la Humanidad, afecta al paisaje urbano, perturba la contemplación de la Casa de la Moneda y la Torre de la Plata.

 
Informacion