promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

29

Dic

2008

La Academia de Buenas Letras rechaza la Torre Pelli por su impacto visual PDF Imprimir E-mail
SEVILLA. La Real Academia Sevillana de las Buenas Letras ha acordado por unanimidad mostrar su rechazo al proyecto de rascacielos que Cajasol pretende construir en La Cartuja, la llamada Torre Pelli, «por los efectos y repercusiones negativas que sobre la calificación de Patrimonio de la Humanidad» de la que goza la capital andaluza tendría la construcción de este edificio.
Para la Academia, son «diversas las causas del rechazo», pero «entre todas destaca la incidencia que la torre, con sus 178 metros de altura, tendría sobre la visión panorámica o paisajística de la ciudad». «Piénsese que se trata de una altura casi del doble de la Giralda -añade el documento redactado por esta institución-. Por su proximidad al casco histórico, además, la torre sería visible desde casi todos los puntos del callejero, adquiriendo así un protagonismo en la trama de la ciudad que vendría a sustituir al que, durante siglos y de forma más discreta, tuvo la Giralda».
En este sentido, la Academia de las Buenas Letras destaca que el rascacielos «impondría su agresiva presencia en zonas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, como el sector formado por al Catedral, el Archivo de Indias y el Alcázar, situado a sólo 1.500 metros de distancia». La institución suma a esas preocupaciones «otras más técnicas, como las consecuencias que, para un tráfico ya saturado en la zona, supondría el importante movimiento de personas y vehículos tanto de trabajadores como de visitantes que atraería la citada torre».
El informe de Icomos
Recuerda la Academia que «dada la gravedad de la situación, la sección española de Icomos ha elaborado un informe recomendado a la Unesco que la zona monumental antes mencionada sea incluida en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro». «La Real Academia de las Buenas Letras no puede permanecer indiferente ante estos hechos, pues afectan no sólo ya a temas de conservación del patrimonio -que ha sufrido importantes agresiones en los últimos años, como la remodelación de la Alameda o la biblioteca del Prado-, sino al propio futuro y viabilidad de la ciudad. La realidad es que la principal apuesta de futuro es su patrimonio monumental».
 
Informacion