promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

29

Dic

2008

La Techumbre de Santa Catalina estará reparada el próximo año PDF Imprimir E-mail

Junta de Andalucía, Ayuntamiento de Sevilla y Arzobispado firman el convenio de colaboración para la rehabilitación integral del templo, cerrado al culto hace 5 años

Claudio J. Castillo | Actualizado 12.12.2008 - 07:58
zoom

Interior de las naves de Santa Calatina, ocupadas por andamios.

zoom
Artículos relacionados
Las cubiertas de Santa Catalina se cubrirán a partir de ahora de un andamiaje diferente al que actualmente las sustenta desde la nave interior: la firma del acuerdo de colaboración entre Junta de Andalucía, Ayuntamiento hispalense y Archidiócesis de Sevilla puso ayer el reloj en marcha que posibilitará la reparación urgente e integral de la techumbre del templo y la elaboración de un estudio técnico que determine las actuaciones futuras que se deban acometer tanto dentro como en las fachadas de esta iglesia que fue declarada Bien de Interés Cultural en 1912.

En otoño próximo, tras un plazo de ejecución de 8 meses y una inversión pública de 1,1 millones de euros, quedarán solventados los problemas estructurales de las cubiertas de las tres naves y las capillas anexas causados por grietas y hendiduras, ataques xilófagos y humedades. El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín; el cardenal de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, y el delegado provincial de Cultura, Bernardo Bueno, rubricaron el convenio tripartito para la rehabilitación integral de Santa Catalina cuya primera fase se centra en la techumbre. La Gerencia de Urbanismo y la Consejería de Cultura aportarán inicialmente 705.000 y 403.650 euros, fondos que serán gestionados por la Iglesia en la contratación de la empresa y seguimiento de los trabajos.

Monseñor Amigo se refirió al convenio como "un auténtico regalo de Navidad" y solicitó que la restauración del templo se hiciera "lo mejor posible, pero no en tiempo récord", puesto que recordó que una rehabilitación "siempre tiene dos grandes problemas: los vicios ocultos y las virtudes no esperadas".

La Iglesia de Santa Catalina ya fue objeto de una reparación puntual en las cubiertas en la década de los años 70 a cargo de Rafael Manzano, pese a la cual hubo de ser cerrada al culto hace cinco años por el peligro de desprendimientos que presentaba. Se trata de un templo de traza gótico-mudéjar con planta basilical de tres naves separadas por arcos apuntados y cubiertas de madera. Su configuración actual es el resultado de diversas intervenciones realizadas entre los siglos XVI y XVIII, entre las que destaca el añadido de la Capilla Sacramental, obra de Leonardo de Figueroa. A comienzos del siglo XX se realizaron obras de restauración dirigidas por Juan Talavera y Heredia, que culminaron con la instalación a los pies del templo de una fachada gótica procedente de la iglesia de Santa Lucía.
 
Informacion