promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

29

Dic

2008

Robos en los caños de Carmona PDF Imprimir E-mail
Desde que hace cerca de diez meses comenzaron las obras de rehabilitación del antiguo acueducto, los vecinos y comerciantes del entorno padecen no sólo los ruidos y el polvo sino robos e inseguridad .

Los trabajadores de la obra de los Caños de Carmona no quisieron manifestarse sobre el parón del proyecto pero Emasesa, que es la responsable del monumento, ha afirmado que al proceder a sostener la estructura original ha habido problemas con los suministros telefónicos y de gas que las respectivas empresas han tenido que adaptar. Si no hay ningún otro imprevisto, la obra podría estar terminada antes de fin de año.
Lunes, 29-12-08
Todos los que viven o pasan a diario por Luis Montoto a la altura de los restos de los Caños de Carmona, se congratularon cuando supieron que Emasesa, como propietaria de los mismos, iba a proceder a su adecentamiento. Pocos imaginaron entonces lo quebraderos de cabeza y las preocupaciones que esas obras iban a acarrearles en su vida cotidiana.
Vecinos y comerciantes han denunciado que, además del parón que el proyecto ha sufrido, desde que pusieron la lona para cubrir los Caños de Carmona, el callejón que se ha formado entre dicha lona y la fachada de la manzana más cercana a la calle Jiménez Aranda, se ha convertido en un túnel peligroso para andar en cuanto oscurece, refugio ideal para vándalos y objeto de deseo para los amigos de lo ajeno.
Así lo aseguraron Lidia y Patricia, dos de las chicas que trabajan en una tienda de estética cubierta completamente por la lona que cubre los caños. Ambas aseguran que los clientes se quejan de los ruidos, que ellas no paran de quitar el polvo que les entra y que para colmo, hace unas semanas robaron un contador eléctrico.
De la misma opinión es Javier, de ABP Electrónica, que asegura que su negocio, como el de la clínica estética, se ha resentido porque ha quedado totalmente tapado. Además destaca que el polvo no ha dejado de entrar en el establecimiento en el que trabaja y que, para colmo, la obra ha estado parada, la última vez más de una semana y coincidiendo con la fecha que en su día dio Emasesa para su conclusión: mediados de noviembre.
Alunizaje
Por lo menos, en la parte de ese tramo de la avenida de Luis Montoto más cercana a José María Moreno Galván ya hay acera porque hasta hace poco los peatones debería moverse sorteando zanjas, vallas y tablones.
Las dificultades de los vecinos y comerciantes de los alrededores de los antiguos Caños de Carmona no acaban con los problemas, más o menos molestos propios de cualquier obra. Ni siquiera con la oleada de robos, que han afectado incluso a materiales de la propia obra. Por si fuera poco, en la acera que ya está terminada, a la altura de la administración de lotería número 62, llamada El Acueducto, han hecho una rampa que coincide casi con el paso de peatones pero que deja el establecimiento perfectamente preparado para que sea objeto de un alunizaje.
Así al menos lo entiende Auxi, su propietaria, que reclama para ese rebaje de la acera unos bolardos que hagan más difícil que puedan empotrar un coche contra la administración de lotería y desmantelarla. Herminio, uno de sus clientes, lamenta, además, la cantidad de meses que están empleando para hacer la obra y la suciedad que ésta provoca.
No es la única anomalía de ese tramo de acera. Justo al lado de la rampa hay espacio para un contenedor de basura en el sitio que debería estar el acceso a un garaje particular que hay en el edificio aledaño.
En el supermercado Día que también hay en ese espacio, su encargada, Coral, asegura que no es sólo la cantidad de suciedad que a diario tienen que quitar de los lineales ni del suelo sino el peligro que supone el estado de la acera donde varios clientes ya se han caído.
De la misma opinión es Antolín Ortega, de Deportes Ortega, que afirma que su negocio se ha resentido no sólo por la crisis sino porque queda semi oculto tras la lona.
 
Informacion