promo

Lun

29

Dic

2008

La Facultad de Derecho imparte hoy su última clase en la Fábrica de Tabacos PDF Imprimir E-mail
Otros
Durante este tiempo tendrán a su disposición un material de consulta que pueda serles de utilidad, dado que el grueso de la Biblioteca se encuentra ya en las nuevas instalaciones. Es por eso por lo que, después de una presencia ininterrumpida durante 54 años, la despedida oficial de Derecho de la Fábrica de Tabacos se producirá el jueves 18 de diciembre coincidiendo con la celebración de un acto de investidura de doctores.
El decano del centro, Antonio Merchán Álvarez, justifica la interrupción de las clases casi una semana antes de las vacaciones de Navidad y el comienzo unos días después de reyes en base al calendario programado, que prevé recuperar en junio el tiempo que ahora se pierda. «En un principio el Rectorado propuso el verano pasado para ejecutar el traslado, pero no nos pareció oportuno al no estar las obras terminadas», comenta el decano que será de los últimos en abandonar el inmueble hacia finales de este mes.
En líneas generales, la mudanza afecta a un colectivo de más de 4.000 alumnos, 260 profesores (de los que unos 70 ya han trasladado sus pertenencias) y casi un centenar de profesionales del Personal de Administración y Servicios (PAS). «Por mi experiencia en la Universidad, considero que la nueva sede es una alternativa muy digna, que responde a las exigencias aprobadas en junta de facultad», señala Merchán, quien avala su afirmación en la imposibilidad de ejecutar las obras necesarias en la sede central, en la precariedad de las caracolas y en el importante número de profesores sin despacho. Subraya igualmente el hecho de que el diseño del nuevo inmueble responde a «la realidad que establece la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior, al tiempo que contribuye a configurar el campus jurídico-empresarial de esta Universidad».
La nueva Facultad de Derecho cuenta con 41.300 m2 de superficie construida (31.100 de uso docente y 10.200 de garaje con 336 plazas). En las obras, dirigidas por el arquitecto de la Hispalense Miguel González Vílchez, se han invertido 35 millones de euros y, junto al nuevo edificio, se han conservado el principal de la antigua Pirotecnia, la Casa del Coronel, la Torre del Reloj y la Nave del Andén.
 
Informacion