promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

16

May

2016

Junta y Caixa asumen excavar una parte de las Atarazanas PDF Imprimir E-mail

EL MUNDO/ 27 DE ABRIL DE 2016

Francisco Javier Recio

La Consejería de Cultura y La Caixa han asumido una excavación parcial del subsuelo de las Reales Atarazanas, en la franja más próxima a la calle Tomás de Ibarra, lo que permitirá dejar a la vista la muralla almohade, que en esa zona sirve de muro de cierre al edificio, y, además, contemplar al menos en esta zona la altura original del edificio medieval desde la base de sus columnas hasta las bóvedas -unos 15 metros-.

Las dos promotoras de la reforma -aunque sólo La Caixa tiene un compromiso económico- pretenden dar respuesta de esta manera a una de las reivindicaciones de las numerosas asociaciones y entidades conservacionistas que han mostrado sus reticencias o su abierta oposición al proyecto firmado por el arquitecto sevillano Guillermo Vázquez Consuegra, que dispone de licencia de obras desde hace casi seis meses.

La Consejería anunció ayer a través de un escueto comunicado la existencia de un acuerdo entre ambas instituciones para «incorporar un anexo» al proyecto de rehabilitación de las Atarazanas «por el cual se intervendrá en la parte de la muralla almohade del edificio hasta la cota original». El comunicado señala que Junta y Caixa «venían trabajando desde hace tiempo» en esta «ampliación del proyecto arquitectónico». La decisión se adopta con el visto bueno técnico de Guillermo Vázquez Consuegra.

«El proyecto de rehabilitación de las Reales Atarazanas va a contemplar la realización de una excavación en la parte de la muralla almohade con una superficie de 1.200 metros cuadrados que permitirá la recuperación integral de la muralla hasta la cota original de las atarazanas primitivas y por lo tanto permitirásacar a la luz aquellos elementos que hoy están enterrados, tales como el arranque de la barbacana o la puerta almohade, que es un viejo acceso a la ciudad», concluye el comunicado.

De su lectura se deduce -porque no se indica expresamente- que será La Caixa la que asuma el coste de esta ampliación del proyecto, presupuestada inicialmente en un millón de euros. Nada se señala en torno a la habilitación de una de las naves superiores como sala de exposiciones, la otra modificación del proyecto que perseguía el Ayuntamiento de Sevilla.

Tanto la excavación parcial del subsuelo -formado por cinco metros y medio de escombros vertidos en el siglo XVI para elevar el nivel del suelo- como la sala de exposiciones formaban parte, de hecho, del proyecto que Vázquez Consuegra ideó para convertir el edificio en un Caixafórum, y al que La Caixa renunció en noviembre de 2012. El consecuente recorte del presupuesto -prácticamente a la mitad- obligó al arquitecto a prescindir de éstos y otros elementos.

La ampliación del proyecto no contenta a las asociaciones conservacionistas. Al menos, no a Adepa, cuyo presidente, Joaquín Egea, aseguró ayer a EL MUNDO de Andalucía que esta decisión «no tiene nada que ver» con sus planteamienros. Egea considera que lo que está sobre la mesa es la legalidad o ilegalidad del proyecto, y remitió a la propuesta que el grupo municipal del PP trasladará al pleno municipal de este viernes.

«Nosotros partimos de la base de que en el proyecto hay elementos ilegales, siete entidades nacionales así lo dicen», aseguró Egea, que se preguntó si los responsables políticos de la Junta y el Ayuntamiento «saben más que las academias». Adepa considera que la solución anunciada por La Caixa y la Junta es sólo una "maniobra de distracción".

 
Informacion