promo

Lun

05

Sep

2016

ADEPA PIDE AL AYUNTAMIENTO QUE ABRA LA PUERTA DE CORDOBA PDF Imprimir E-mail
MURALLA

DIARIO DE SEVILLA / 19/8/2016

JUAN PAREJO

Una intervención más ambiciosa. La Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa) instó ayer al Ayuntamiento a apostar realmente por la rehabilitación integral de la muralla de la Macarena, explotando todo su potencial turístico y patrimonial. Los conservacionistas piden que se abra a las visitas la Puerta de Córdoba y que, tras la cuantiosa inversión realizada en 2007 para habilitar el paseo de ronda, éste pueda ser recorrido por los sevillanos y los turistas, como estaba proyectado. 

El portavoz de Adepa, Joaquín Egea, demandó ayer, en declaraciones a Europa Press, un mayor esfuerzo inversor en la muralla, por ejemplo, para "abrir la antigua Puerta de Córdoba, la única que se conserva con la tipología defensiva almohade". Egea, como publicó este periódico el pasado mes de diciembre, pide también que se habilite la Torre Blanca, conocida también como la de la Tía Tomasa, "como centro de interpretación o punto de salida de las visitas turísticas". 

Para la asociación conservacionista, las tareas urgentes de conservación emprendidas por el Ayuntamiento hispalense sobre el tramo que se conserva desde el Arco de la Macarena hasta la iglesia de San Hermenegildo -con poco más de un kilómetro de extensión- son un mero "lavadito de cara" que "no soluciona ni mucho menos" las necesidades del monumento. Según Egea, esta actuación, contratada por 16.284 euros a la empresa especializada Dédalo Bienes Culturales, dista mucho de la restauración acometida a partir de 2007 gracias al proyecto adjudicado por aquel entonces a Construcciones Sanor, por más de 1,35 millones de euros. 

Aquel proyecto retomaba la restauración integral de la muralla que se comenzó a ejecutar entre 1984 y 1988, un periodo en el que fueron rehabilitados dos sectores de la cerca defensiva sin incluir el sector de la antigua Puerta de Córdoba, objeto principal de la actuación iniciada en 2007, que contemplaba ya la recuperación de la cota interior de la liza para permitir un recorrido turístico por el denomidado paseo de ronda. 

Las obras de 2007, además, contemplaban el cerramiento de la muralla mediante cancelas instaladas en sus dos extremos, la regeneración de los jardines y un alumbrado artístico, entre otras actuaciones. La intervención que se está desarrollando actualmente, que concluirá a finales de septiembre, se centra en la eliminación de la vegetación que ha greminado en el adarve y las almenas, provocando fisuras, y poniendo en riesgo la integridad del monumento. "Es un lavadito de cara muy simple que se debería hacer cada año", señaló Egea, quien rememora que ya en las obras emprendidas en 2007 se planteaba la necesidad de que el Ayuntamiento dispusiese de "una partida anual" para acometer periódicamente unas mínimas obras "de mantenimiento" en la muralla. "Esto es lo que se debería haber hecho todos los años desde entonces". 

El pasado martes, durante una visita para ver el estado de la restauración, la delegada del distrito Macarena, Clara Macías, apuntó que en un futuro se podrá abrir la muralla para realizar unos paseos, aunque antes hay que dotarla de las oportunas medidas de seguridad, como por ejemplo colocar barandillas. "Esta actuación, junto con la peatonalización del entorno de la Basílica de la Macarena, manifiesta el compromiso del gobierno de la ciudad con la recuperación y puesta en valor de su patrimonio, facilitando además nuevos impulsos y alicientes para los sevillanos y para quienes vienen de fuera para visitarnos", expuso entonces.

 



Existen diversas teorías sobre la realización de la muralla defensiva de Sevilla. Algunos estudiosos la identifican como de época almorávide, mientras que otros la consideran de factura almohade y, por tanto, posterior. Por ello, muchos estidiosos se refieren a ella simplemente como la "muralla norteafricana". El tramo entre el arco de la Macarena y la Puerta de Córdoba es el mejor conservado de toda la cerca, junto al de los Jardines del Valle, aunque la de la Macarena conserva la barbacana.

 
 
 
Informacion