promo

Jue

20

Oct

2016

"LOBBY" DE LOS VELADORES PDF Imprimir E-mail
Contaminación Visual
ABC SEVILLA / 15/10/2016 ANTONIO BURGOS En los años 30, no sé si cuando el llamado Bienio Negro o luego, cuando en febrero de 1936 ganó las elecciones el Frente Popular (en el que se inspiró el malhadado Sánchez para querer perpetrar la charranada que su propio partido ha evitado, con Felipe González a la cabeza), se hizo en España famosa una ingeniosa frase: "O la República acaba con Juan March, o Juan March acaba con la República". Ocurrió lo segundo, como saben. Y aquí en Sevilla, donde nos duele a algunos la boca de decirlo o los dedos de teclearlo en el ordenador para ponerlo en las gacetas, podemos (ojú, he escrito "podemos", perdón) decir una frase similar, aplicándola a las aceras vedadas para los peatones y convertidas en paraíso de toda agresión contra quien va en el caballo de San Fernando, un ratito a pie y otros andando: "O Sevilla acaba con los veladores, o los veladores acaban con Sevilla". Y diré por qué pueden acabar con Sevilla. Nuestra llamada "primera industria" (que no es tal industria, sino sector servicios puro) es el Turismo, ¿no? ¿Y qué vienen a ver los turistas? Pues la imagen de Sevilla que acuñaron los viajeros románticos y se perpetuó hasta nuestros días. Vienen a ver el mejor cahíz de tierra del mundo, del que vivimos, el cortijo monumental del que come esta Sevilla que se ha quedado prácticamente sin industrias y sin puerto de mar, como era antes, cuando las dragas de Obras del Puerto no paraban y en el muelle había correo diario a Canarias y barcos que llevaban nuestras riquezas agrarias a Nueva York o a Londres. ¿Y qué ven los turistas? Pues ven unas colas tremendas en la Catedral y en el Alcázar, para retratarse: vamos, para hacerse un "selfie" de paganini en la taquilla. Y veladores, muchos veladores. Por ejemplo, ven desde la esquina de Mateos Gago con Rodrigo Caro la Giralda de cuerpo entero... pero escoltada por veladores que no les dejan pasar por las aceras. Estamos matando la gallina de los huevos de oro. Estamos degradando y envileciendo lo que fue la refinada, amable, artística Sevilla. Más que monumentos, al turista se le ofrecen veladores de paella horrorosa y sangría no potable. Y no se le ocurra a usted levantar la voz contra esto, porque se le echa encima el "lobby hostelero", que manda en Sevilla más que el "lobby" judío en Nueva York. En Sevilla mandan tela personas o grupos de presión que no han pasado por las urnas: el "lobby hotelero", Antonio Pulido, las cofradías y muy especialmente sus capataces y cuadrillas de costaleros. ¿Pues no que muchos han lamentado que Antonio Santiago haya perdido La Paz y Los Negritos más que cuando España perdió Ifni y el Sájara? Por eso felicito al alcalde Espadas por su valor de enfrentarse al "lobby del velador" y poner coto a esta degradación de Sevilla. Me lo prometió personalmente una noche en el Teatro Lope de Vega. Veo que lo anuncia. Confío que lo cumpla. Pero que no se pare en el lamentable estado de la Avenida, de la calle San Fernando, de La Campana o de Betis. Que mande urgentemente el Piquete Antivelador a la calle Mateos Gago, que es de pena y deje las aceras como la palma de la mano. Y que no haga caso a la coartada de los puestos de trabajo que argumenta siempre el "lobby del velador" para cargarse a Sevilla. Excelentísimo señor alcalde: aquí estamos los sevillanos "de a pie" (como se dice), la peatonalidad sufriente y doliente, para ayudarlo, como fiel infantería que no puede caminar por las aceras en su propia ciudad. O que en Santa María la Blanca se encuentra con la privatización del espacio público, cual el montaje de una especie de casetas de feria para veladores que ríase usted de las de la calle Pascual Márquez. ¿No quita el CECOP por Semana Santa todo obstáculo callejero en aras de las famosas "vías de evacuación"? Pues que se haga la cuenta de que todo el año es Semana Santa, y que no se trata de vías de evacuación, sino sencillamente de aceras por las que se pueda caminar sin ciclistas por un lado y veladores por el otro. Así que enhorabuena, señor alcalde: ¡duro con el "lobby del velador"! Que no los eligió nadie y mandan tela. Vamos, casi tanto como Pulido...
 
Informacion