Mar

12

Sep

2017

EDIFICIOS CÉNTRICOS PENDIENTES DE USO: SACYR PONE EN ALQUILER EL EDIFICIO DE LA ENCARNACIÓN PARA OFICINAS PDF Imprimir E-mail
Encarnación

ABC SEVILLA / 4/8/2017

ELENA MARTOS

La constructora Sacyr ha sacado al mercado de alquiler la antigua Delegación municipal de Hacienda, que ocupa el número 24 de la plaza de la Encarnación. El edificio, que ha permanecido cerrado durante los últimos tres años, se ha empezado a comercializar para oficinas. La compañía recibió de forma temporal este equipamiento como parte del pago por la construcción de las Setas, en virtud de un contrato de explotación que incluía las instalaciones del propio Metropol Parasol, a excepción de las dependencias del mercado de abastos.

Así lo recoge el documento que firmó en su día con el Ayuntamiento de Sevilla y que ha sido objeto de más de un desencuentro, entre otras cuestiones por el precio que la promotora cobró mientras los técnicos municipales ocuparon el edificio hasta que pudieron realizar el traslado. Y curiosamente se ha tomado como referencia ese mismo valor para sacarlo ahora al mercado. El montante ronda los 60.000 euros al mes por el edificio completo, a razón de 10,07 euros el metro cuadrado, como aparece publicitado en un conocido portal inmobiliario.

Han pasado ya más de tres años desde que los empleados públicos dejaran la antigua sede de Hacienda para trasladarse a otras dependencias municipales, tiempo durante el que Sacyr había intentado reconvertirlo en un hotel llegando incluso a mantener encuentros con varios operadores turísticos. La excelente ubicación y las dimensiones del edificio permitían la creación de un alojamiento de al menos cuatro estrellas, como llegó a plantear la empresa, que estaba incluso dispuesta a hacerse cargo de las obras de adaptación para conseguir una mayor rentabilidad. Pero la dificultad para dar con un inversor solvente y las dudas sobre la operación terminaron frenando sus aspiraciones.

Enclave idóneo
La consultora sevillana Inerzia es la encargada de comercializarlo y lo ofrece para oficinas, como recoge el anuncio. Fuentes del sector inmobiliario aseguran a ABC que «las condiciones en las que se encuentran las instalaciones y su ubicación garantizan que se puedan cerrar acuerdos en un corto espacio de tiempo, puesto que hay gran demanda en la zona». Sin embargo, ven poco probable que se haga cargo una única empresa por las dimensiones. De hecho, cuando tuvo un uso público ya albergó varios departamentos como la Agencia Tributaria, Recursos Humanos, Tesorería e Intervención. También resulta el atractivo el precio, indican los expertos consultados, pues no excede la media del mercado en el Casco Histórico de la ciudad, a pesar de la popularidad del enclave.

El inmueble tiene una superficie de 5.955 metros construidos, distribuidos en seis plantas, un ático y un sótano con capacidad para diez plazas de aparcamiento y almacén. Entre los elementos a tener en cuenta, dispone de tres ascensores y dos núcleos de escaleras, uno de ellos protegido contra incendios, con lo que no sería necesario realizar costosas obras. La parcela sobre la que se levanta está destinada a usos terciarios, como recoge el PGOU, lo que permite la ubicación de oficinas, comercios, tiendas y hospedaje, con lo que no habría tampoco que solicitar lentas modificaciones administrativas.

Un rosario de desencuentros
La constructora, que levantó el singularísimo mercado de la Encarnación, sigue descontando años para devolver el inmueble a su legítimo dueño, que nunca ha dejado de ser el consistorio sevillano. El edificio ha sido considerado inalienable y regresará a manos públicas en 2051, por eso sorprendía que sus puertas permanecieran cerradas durante los últimos tres años a pesar de que el plazo se va acortando y la mejoría económica hubiera reactivado el sector inmobiliario. Los litigios entre la constructora y el Ayuntamiento venían acaparando la atención mucho más que los planes para este equipamiento. El último enfrentamiento judicial ha tenido como escenario una sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en la que Sacyr reclamaba al consistorio el pago del mantenimiento de la estructura y de las entradas bonificadas para subir al mirador. El juez ha determinado que se indemnice a la empresa con 2,9 millones de euros y el pago anual de los servicios para su funcionamiento.