promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

14

Jul

2009

El remedio, peor que la enfermedad PDF Imprimir E-mail
El centro de Sevilla se ha convertido en una zona de guerra donde Lipasam y los vecinos libran la batalla de los contenedores individuales. Los vecinos se oponen a guardarlos en sus casas y abogan por sistemas como el soterramiento, la recogida neumática o el bolseo como se hacía antiguamente. Todo menos la obligación de meterlos y sacarlos de sus viviendas o establecimientos y sobre todo de que estén todo el día en ellas cuando pagan el impuesto de basura igual que los demás barrios de Sevilla.
Por su parte Lipasam asegura que sus técnicos, tras 25 años de estudio, el mejor sistema que han encontrado es el de los contenedores individuales, que no han implantado por capricho. Como ejemplo de la bondad señalan que se utilizan y con éxito en Madrid, Barcelona, Córdoba, Granada, Málaga, Cádiz e incluso en París. Incluso en enero en la presentación de los contenedores soterrados de la Alameda el gerente de Lipasam, Rafael Pineda, apoyó la decisión de la empresa señalando que en 1997 Soledad Becerril cuando fue alcaldesa estableció este sistema de cubos individuales en el entorno del Ayuntamiento y ha funcionado muy bien.
La última reunión entre Lipasam y los vecinos se celebró el 20 de abril y no hubo acuerdo. Los residentes cortaron el tráfico en la confluencia de la calle San Esteban con la Plaza de Pilatos el pasado día 3 de junio y piensan recurrir al contencioso-administrativo si Lipasam no ofrece ninguna otra alternativa.
Como siempre, quien sufre las consecuencias es Sevilla. El centro está a rebosar de basuras y su imagen se resiente. Para obligar a los vecinos a usar los contenedores individuales Lipasam ha retirado los colectivos de la mayor parte de la zona de la de la Alfalfa. Los pocos que quedan, caso de la Plaza de San Ildefonso o de la calle San José frente a Madre de Dios, están siempre llenos de basuras.Como cada vez hay menos los opositores a los contenedores individuales dejan sus bolsas en las papeleras o en los contenedores individuales de otros y sus alrededores.
Así se da el caso de que la basura se acumula al lado de veladores o inunda aceras e incluso rincones de plazas. Con la supresión de los contenedores colectivos se quiere obligar a los vecinos a tener que usar los individuales por fuerza.
Ya no es solo la zona de calle Zaragoza y la Alfalfa quien tiene el problema. Ahora los individuales han llegado a San Andrés. Una vecina de la calle Don Pedro Niño se queja de los problemas que causan en las casas de pisos.
Los vecinos no están dispuestos a rendirse en esta lucha e incluso los residentes de la Alfalfa se han unido a la Asociación Torre del Oro del Arenal en su lucha.
Para muchos sevillanos detrás de la decisión de Lipasam al optar por los contenedores individuales hay únicamente un problema económico, aunque la empresa diga que es porque en el centro hay calles muy estrechas y que hay que tener homogeneidad a la hora de la recogida de basuras.
Lo cierto es que ni siquiera se ha incluido el soterramiento con el Plan 8.000 como se dijo aunque tres días después se sacó. Lipasam quiere que el centro sea el escaparate de Sevilla y apuesta por los contenedores individuales. De momento, el remedio es peor que la enfermedad...
 
Informacion