promo

Mar

10

Nov

2009

Zoido reclama la ruptura del pacto de perdedores que se está cargando la ciudad PDF Imprimir E-mail
Otros
Zoido destacó que estas afirmaciones se demuestran de una manera evidente porque el alcalde no ha sido capaz de frenar a Torrijos cuando se sufragó con dinero municipal la actividad de los brigadista o los conciertos por la República, cuando impidió el homenaje literario a Agustín de Foxá y ha permitido que en una sede municipal un concejal insultara a S.M. el Rey; o ha permitido el enchufismo de los familiares de Silva, que aludiera al paredón y los fusilamientos para referirse al PP, o que castigue a los comerciantes quitándole la iluminación navideña, «Y cuando parece que iba a hacer una excepción, no es capaz de hacerla» aludiendo al caso de escuela de música de Las Cigarreras, a la que, recordó, acuden más de 400 jóvenes.
Mientras se deja hacer a IU, el Gobierno que preside Monteseirín tiene, apuntó el portavoz del PP, «atascados» grandes proyectos de la ciudad, que pueden significar un revulsivo para la economía, como Fibes, Metropol Parasol, las líneas 2, 3 y 4 del Metro, el plan de aparcamiento, los proyectos del río, las setas de la Encarnación...
«Lo que le está pasando a Sevilla no tiene nombre», consideró Zoido y por ello el PP reclama la ruptura del pacto de un Gobierno donde «es como si hubiera 18 remeros cada uno remando hacia un sitio y con alguno que ha soltado los remos en una barca sin timonel», un pacto que, añadió, se mantiene porque a los socios «les une la corrupción, todos están empujando una tapa de alcantarilla que cuando estalle hará saltar todo por los aires».
Ante esta situación, Zoido asegura que los concejales del PP ya están preparados para gobernar. «Somos -señaló Zoido- la única alternativa al desgobierno, si este pacto se perdedores se rompe es a nosotros, la fuerza más votada, a los que nos corresponde gobernar, y lo haremos empleando el diálogo y con eficiencia en la gestión». De momento, ya anuncia que en ese nuevo Gobierno se reducirían las delegaciones de 18 a 15, habría menos altos cargos, se eliminarían gastos superfluos y se reducirían los impuestos, al tiempo que se actuaría para «limpiar el Ayuntamiento» de prácticas sospechosas.

 


 
Informacion