promo

Mar

31

Ago

2010

UN DEFICIT DE LA TESORERIA DE 31 MILLONES PONE AL AYUNTAMIENTO EN BANCARROTA PDF Imprimir E-mail
Ayuntamiento
La pésima gestión financiera del Ayuntamiento de Sevilla bajo el gobierno PSOE-IU tiene cada año cifras más elocuentes y que refrendan con mejor ese primer calificativo. El PP municipal alertó ayer, en este sentido, de que el Consistorio está «está prácticamente en bancarrota» al tener un déficit de tesorería de 31,4 millones de euros, según el informe de la liquidación presupuestaria de 2009, que ha terminado de elaborarse recientemente. Así lo subrayó el portavoz popular local, Juan Ignacio Zoido, quien cargó las tintas contra «una gestión marcada por el despilfarro, la incompetencia y la irresponsabilidad» que «ha dejado las arcas municipales al borde de la ruina, con un panorama desolador; esto en cualquier empresa supondría la suspensión de pagos».
El dirigente popular expuso que, en concreto, se trata de un déficit en la llamada remanente de tesorería, un fiel indicador sobre la estabilidad financiera de una administración y que mide la diferencia entre las previsiones de ingresos, de gastos y también lo que luego realmente se ingresa y se gasta. La diferencia entre lo ingresado y lo gastado para equilibrar cuentas, por así decirlo. O sea, la diferencia entre los derechos de cobro y las obligaciones de pago de ese año y de ejercicios anteriores. En este caso, Zoido aludió exclusivamente a la cuenta del Ayuntamiento en sí (delegaciones y distritos), dejando fuera los organismos autónomos y empresas municipales.
En ese apartado, el enorme déficit, «histórico», obligará al gobierno municipal a reducir el gasto por el mismo importe en el actual presupuesto —todo un drama— en una inminente modificación presupuestaria, según establece la ley de Haciendas Locales. Sólo podría evitarse este tijeretazo inmediato si el Ayuntamiento lograse demostrar que el recorte afectaría a la prestación de servicios públicos esenciales, con lo que, si eso fuera así, los 31,4 millones de déficit de tesorería se trasladarán al presupuesto de 2011, en el que habría que intervenir. De esta forma, «el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, se irá de rositas dejando al nuevo gobierno un déficit de más de 31 millones».
Según los datos de la liquidación presupuestaria de 2009 —de los que el Ayuntamiento dio cuenta en el último pleno pero sin opción de debate, proceden de la intervención general y están referidos sólo al Consistorio y no a empresas y organismos autónomos—, se constata que el panorama financiero «es desolador». El remanente de tesorería del consistorio hispalense ha pasado de 71,4 millones de superávit en 2003 —año en el que empezó a gobernar la coalición PSOE-IU— a 375.000 euros positivos en 2008 y, ya en el ejercicio 2009, a un déficit de 31,4 millones. O sea, que «se han comido nada menos que 102 millones de euros del remanente de tesorería que había y del que han ido tirando hasta que se vayan».
El descalabro se debe, según la oposición, a que se ha hecho una previsión de ingresos «poco realista, ficticia e inflada», y se han comprometido obligaciones de pago por encima de lo que era aconsejable, de forma que «Monteseirín no sólo ha sido osado sino temerario con los fondos municipales». Además, alertó Zoido de que esos números rojos en tesorería serán superiores porque no se contemplan facturas pendientes de pago que «están en los cajones de los concejales del PSOE y de IU».
El resultado presupuestario (diferencia entre los derechos y las obligaciones reconocidas en 2009) del Ayuntamiento el año pasado, por otra parte, arrojó un déficit de 5,3 millones frente a los 38,1 millones de superávit de 2003. La situación de las arcas municipales, encima, se agravará en 2011 ya que las corporaciones locales no podrán recurrir a operaciones de crédito para financiar inversiones y, además, el Consistorio sevillano tiene que empezar a pagar los intereses de una operación de refinanciación por 17 millones.
La culpa, de otros
 Desde el Ayuntamiento se respondió a la denuncia de los populares culpando a elementos externos de la actual situación y haciendo referencia a los problemas de financiación de los ayuntamientos españoles «porque los recursos que reciben son manifiestamente insuficientes». El Consistorio explicó, en una nota tremendamente técnica y enrevesada, que el déficit de tesorería del que alertó el PP se debe sobre todo a la bajada en los ingresos previstos por la participación en los ingresos del Estado, que bajó en 33 millones a consecuencia del impacto de la crisis en los ingresos estatales; los saldos de dudoso cobro —suponen más de 45 millones— y el «exceso de financiación afectada» por el Plan 8000 y el Plan Proteja. Además, se informó de que esos resultados «negativos transitorios y sus correspondientes medidas de corrección», serán incluidos en la próxima modificación que llevará a cabo en el plan de austeridad, ya presentado ante la Junta de Andalucía.
 
Informacion