promo

Mar

31

Ago

2010

LA OBRA DEL TRANVIA SIGUE DE NOCHE PESE A LAS DENUNCIAS DE LOS VECINOS PDF Imprimir E-mail
Otros
El secretario de la asociación de vecinos Jardines de la Buhaira y Prado de San Sebastián, Julio del Junco, dijo ayer que pese a haber presentado una denuncia explicando los hechos en la sede del Distrito Nervión, el Ayuntamiento no ha intervenido para solucionar el problema, que afecta a docenas de familias. Tampoco el Ayuntamiento respondió ayer a ABC sobre esta cuestión, pese a que este periódico lleva ya dos días tratando de conseguir una explicación a que unas obras públicas se realicen en horario nocturno.
La ordenanza señala que «los trabajos nocturnos, cuando puedan superarse los valores límites de emisión nocturnos según la zona de que se trate, deberán ser expresamente autorizados por el Ayuntamiento». Los trabajadores que hay en la zona dicen a los vecinos que cada día visitan la obra que tienen autorización de Tussam, pero este extremo no ha sido confirmado por el Gobierno local, donde lo único que han dicho a ABC es que Tussam no tiene competencias sobre la citada obra.
Dos excepciones contempladas en la ordenanza en las que se autorizan trabajos nocturnos son para «obras de reconocida urgencia y las de interés supramunicipal». Dado que el último caso es descartable porque el tranvía no es supramunicipal, entonces los trabajos tendrían que ser de carácter urgente, pero esta opción tampoco parece probable puesto que el ritmo de la obra durante el día no se corresponde con un carácter de urgencia.
Los vecinos temían de nuevo ayer la llegada de la noche, pues ya llevaban dos sin dormir, y reclamaron la intervención de la Policía Local, pero allí les dijeron, según Del Junco, que la Brigada Verde sólo trabaja hasta las diez de la noche, con lo que les resulta imposible realizar las comprobaciones porque los ruidos comienzan a las 12 de la noche, es decir, la misma versión del día anterior.
Los intentos de ABC de contrastar la versión de los afectados fue imposible, ya que un agente de la Unidad de Medio Ambiente de la Policía Local dijo textualmente que «no vamos a informar a la prensa de este asunto». Allí sólo nos dijeron que preguntáramos a los vecinos.
Los residentes exigen la actuación del Ayuntamiento al que, según la ordenanza, «corresponde la adopción de las medidas de vigilancia e inspección necesarias para hacer cumplir las normas de calidad y de prevención acústica establecidas en esta ordenanza». La falta de respuesta les hace temer otra noche en blanco.
 
Informacion