Mie

15

Dic

2010

A CONCURSO LA EXPLOTACIÓN DE DOS QUIOSCOS DE LOS JARDINES DE MURILLO PDF Imprimir E-mail
Otros

A concurso la explotación de dos quioscos de los Jardines de Murillo

El Ayuntamiento adjudicará en breve el Cristales y Las Tres Carabelas por diez años a cambio del pago de un canon de unos 18.000 euros anuales

Carlos Navarro Antolín | Actualizado 14.12.2010 - 08:44
zoom

El conocido como Cristales es uno de los dos quioscos de los jardines de Murillo que reabrirán en breve.

El Ayuntamiento sacará en breve a concurso la adjudicación de la explotación como bares y restaurantes de dos de los quioscos de los Jardines de Murillo. El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, considera una prioridad esta medida para revitalizar la zona, pues actualmente los dos edificios presentan un estado de abandono impropio de la estética del entorno y de su ubicación, pues se trata de un recinto que es en la práctica la entrada al casco histórico para muchos turistas y visitantes.

Uno de los quioscos es el tradicionalmente conocido como Las Tres Carabelas, para el que se ofrece un plazo de explotación de diez años. Tiene una superficie de 137 metros cuadrados distribuidos en 54 metros en planta baja y 82 en planta sótano. El adjudicatario tendrá cuatro meses para realizar las obras necesarias de adaptación del local sin poder realizar incrementos de la superficie. Se permitirá la colocación de hasta 25 veladores en un máximo de cien metros cuadrados. Igualmente se autorizará la colocación de sombrillas o elementos de sombra permanente siempre y cuando guarden armonía con un entorno marcado por los jardines del paseo de Catalina de Ribera y el Real Alcázar. No se aprobará la concesión de barras móviles, ni pérgolas o toldos, ni apilar los veladores. El canon establecido para este quiosco es de 13.901 euros por la superficie y de 3.931 euros por los veladores.

El segundo quiosco que saldrá en breve a adjudicación es el conocido como el bar Cristales. También lo hará por un periodo de explotación de diez años. Tiene una superficie de 140 metros cuadrados distribuidos en 60 metros cuadrados en planta baja y 80 metros cuadrados en planta sótano. Las limitaciones a la hora de ejecutar la obra de acondicionamiento son las mismas que en el caso anterior. El plazo de realización también es de cuatro meses. Los veladores se limitan igualmente a 25. En el caso del Cristales, el adjudicatario tendrá que pagar un total de 18.060 euros que se distribuyen en 14.129 por la superficie y 3.931 euros por los veladores.

Estos dos quioscos tuvieron años de esplendor en la década de los 70 y 80 de la pasada centuria con clientela familiar a diario y, sobre todo, los fines de semana y en las noches de verano. Los Jardines de Murillo y el Paseo de Catalina de Ribera vivieron un declive paulatino en los años 90 que provocó que el Ayuntamiento optara por el cerramiento para impedir las concentraciones juveniles nocturnas. El suceso de mayor impacto fue el conocido como crimen de la movida, cuando un joven cayó muerto en los jardines como consecuencia de una puñalada en el corazón una