promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Vie

30

Ago

2019

Las sombras que perdimos PDF Imprimir E-mail

Abc Sevilla / 22/06/2019

Antonio Burgos

Cuentan las crónicas de la procesión del Corpus que había quien daba veinte euros por una sombra en la Avenida de la Constitución y por delante del edificio más retratado por los turistas guiris: el neomudéjar regionalista de La Adriática, como una tarta arquitectónica que hubiese dejado allí la inolvidable Confitería Filella que estaba en sus bajos. Lo de "Sombra del paraíso" de Vicente Aleixandre parece que se lo hemos dejado en exclusiva a Málaga, la ciudad que siempre anda a la greña con Sevilla, a pesar de los concordes esfuerzos de sus alcaldes respectivos. Ahora la gresca es por la importancia del aeropuerto. Paco de la Torre le dice al aeropuerto de Málaga: "Pero como tú, ninguno". Que es el mejor de Andalucía, mientras que aquí andan Espadas y su núcleo duro de concejales tratando de conseguir la limosnitia por el amor de Dios de un vuelo directo con Nueva York.

Sevilla no es "la sombra del paraíso". Sevilla es la sombra de unas sombras que hubo antes y que, alcalde tras alcalde, se han ido encargando de quitarnos, venga a talar árboles. Se fue de rositas Zoido, después del arboricidio del arborizoido impune de Almirante Lobo, donde talaron sin piedad (no del Baratillo ni de la otra) las plataneras que hacían una maravilla de frescor. Un lector me manda una fotografía de la Avenida de la Constitución en 2004, tomada desde la Puerta Jerez, y al verla se me caen dos lágrimas (que seca inmediatamente el solazo que está pegando sin un solo árbol). Las aceras de la Avenida, de la Puerta Jerez a la Plaza Nueva, eran un oasis de sombra. Se ve la foto que comento y da frescor verla. Todo lo contrario que ahora, que con los naranjos extraños como de cuento de brujas que pusieron, aquello es Tendido 12 puro. Sí, usemos el símil taurino. En el lenguaje de los toros, se dice que hay diestros tremendistas y efectistas, temerariamente valerosos algunos, que "torean para el sol". Esto es, para el público menos entendido, que todo lo aplaude, y más si hay rodillazos y zapatillazos y arrimones. El Ayuntamiento "torea para el sol" hace muchos años, en su furor arboricida y en su manía de quitar el sevillanísimo albero de toda la vida para inventarse las llamadas "plazas duras". Que lo son, pero menos que la cara de los arquitectos y urbanistas que las diseñan.

¿Han pasado por la explanada de la antigua Estación de San Bernardo? Han convertido aquello en una plaza dura, durísima, en cuyo proyecto venían pintados unos árboles estupendos. La dureza de la plaza queda. Árboles es lo que no hay ninguno. O no los han plantado, o los que pusieron los dejaron secar. Cruzar por allí es más espantoso todavía que pasar por la Avenida sin árboles.

¿Y los alcorques vacíos? Son como acusadores del odio que parte de Sevilla, la municipal y espesa, le tiene a los árboles. Yo no sé qué hay ya más: si veladores o alcorques vacíos, con el árbol talado, o dejado secar. Por no hablar de los árboles que cercan de asfalto o de adoquines, y no les dejan por dónde les entre el agua del riego. ¿Riego? ¿Para qué regar los árboles? Mejor dejarlos que se sequen.

¿Y las velas dando sombra a las calles, cuándo? Estrenamos verano, y como todos los años, estamos esperando que pongan las velas de toda la vida en las calles del centro. ¿No se podía programar que en cuento pasara la Feria se pusieran las velas en todas las calles, como para el Corpus se colocan las de la Plaza de San Francisco o El Salvador? Sevilla parece que le ha quitado su lema heráldico latino a Écija, y que se regodea en ello, mientras nos asolanamos y sudamos sin nada umbrático. El lema heráldico de Écija es "Civitas Solis vocabitur una: Astigi" (Sólo una será llamada Ciudad del Sol". Con nuestra umbratilifobia, habrá que cambiar el NO8DO y mangarle el lema a Écija: "Civitas Solis vocabitur una: Hispalis sine umbra". Y cantarle a don Juan Espadas como los chavales esa copla de moda: ¿Y los árboles y las velas pá cuando, y los árboles y las velas pá cuándo?

 
Informacion