promo

Jue

03

Feb

2011

UNA NUEVA PLANTA EN LA CASA DE LA MONEDA ROMPE LA ARMONIA DEL CONJUNTO HISTÓRICO PDF Imprimir E-mail
Otros


El proyecto de rehabilitación de la portada, al que ha tenido acceso Diario de Sevilla, es obra del estudio Puerta Real Arquitectura y Urbanismo S.L. que dirige Fernando Carbajosa, y la ejecución de la misma corre a cargo de la promotora Hiscol. Ayer, este medio trató en varias ocasiones de ponerse en contacto con el estudio de arquitectura para aclarar los detalles de esta parte de la obra, sin éxito.

La portada monumental es la única zona del recinto de la antigua Casa de la Moneda que estaba pendiente de restauración ya que el resto de las viviendas fueron intervenidas a lo largo de los 90. En ellas hay tanto casas particulares como sedes de organismos oficiales, desde que en el siglo XIX se privatizara el edificio y se sustituyeran las antiguas construcciones fabriles de moneda por nuevos usos. Hasta ahora, este conjunto protegido ha sido uno de los enclaves más hermosos y armónicos del casco histórico y lo que, a simple vista, puede parecer un atentado contra el patrimonio -como denuncia el blog Cultura de Sevilla- cuenta a día de hoy con el visto bueno de la Comisión de Patrimonio Histórico y con la necesaria licencia de obras por parte de la Gerencia de Urbanismo (con fecha del 21 de octubre de 2009). Como se recuerda en el proyecto, para la ejecución de las obras se deben aplicar las normativas del PGOU de 2006 y el Plan Especial de protección del Conjunto de La Moneda, (en concreto, la fachada tiene un nivel de protección B, por el que se debe conservar su aspecto arquitectónico y artístico).

Con todo, el estado del inmueble requería una intervención de urgencia por su lamentable estado de conservación, siendo la fachada ennegrecida (imagen vertical superior) uno de los rasgos más evidentes de su abandono. Una dejadez que contrasta con la singularidad de la portada, hermanada arquitectónicamente con la de la Fábrica de Tabacos, ambas diseñadas por Sebastián Van der Borcht. Según los datos históricos con que se cuenta, en 1761 se encargó a este arquitecto flamenco la reforma del edificio y entre las obras de rehabilitación se añadió esta monumental fachada, en lo que hoy son los números 3,5 y 7 de la calle Adolfo Rodríguez Jurado.

Precisamente, apoyándose teóricamente en el diseño de Van der Borcht, el proyecto presentado a Urbanismo describe la distribución de los 1.600 metros cuadrados del inmueble de la siguiente forma: "una planta baja con una gran altura libre, que ha posibilitado que exista una entreplanta. Además, cuenta con dos plantas más y un ático retranqueado con respecto a la alineación principal". El estudio de Carbajosa propone "la modificación de la fachada principal para volver a su configuración inicial (siglo XVIII), recuperando la simetría perdida actualmente. Del mismo modo en relación a los cuerpos edificados en ático se propone retranquearlos (sic) para limpiar el paño principal y presentar volumétricamente el diseño monumental de la misma tal y como la concebió Van der Borcht".

Una planta que, bien a imitación de la construida en el siglo XIX para las residencias privadas o al "ático retranquedo del siglo XVIII", según cita el proyecto, sorprende al viandante por su colosal y descompensado tamaño casi al ras de la cornisa y el frontón triangular que rematan la estructura .
 
Informacion