promo

Mar

10

May

2011

ADEPA TACHA DE MEGALOMANO AL ALCALDE POR SU USO DEL CARAMBOLO PDF Imprimir E-mail
Ayuntamiento

 

Silencio de los jueces

 «Solo hay que ver cómo se han saltado todas las normas de patrimonio con el silencio de los jueces, que en este caso han ido retrasando con motivos irrisorios las demandas que hemos presentado desde Adepa, saltándose la normativa que reguló la ciudad como Bien de Interés Cultural», ha explicado su presidente, Joaquín Egea.

Y mientras, continúa, «se sigue hablando de que Sevilla requiere el Tesoro del Carambolo», en referencia a la reclamación del Consistorio hispalense a la Consejería de Cultura para «que cumpla su compromiso con la ciudad y culmine el procedimiento legal en curso para la exposición de esta pieza en este espacio ubicado en el Metropol Parasol.

Además, ha recordado el presidente de Adepa, lo primero que hay que hacer «es meter mano al Museo Arqueológico», que «está esperando una obra desde no se sabe cuánto tiempo, y que museológicamente puede tener un retraso de unos veinticindo años», ha señalado.

Cuando se conoció la exposición del Tesoro en el Antiquarium, la Junta avisó de que una vez finalizada la exposición temporal, el Carambolo sería trasladado a este Museo para su exposición «permanente».

Al hilo de lo anterior, ha afirmado que si el arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra —a quien se ha encargado la rehabilitación de este espacio museográfico— «hace una proyecto como el de las Atarazanas, se va a cargar el Arqueológico».

Arqueológico abandonado

 Además, Adepa ha lamentado el «abandono» que sufre la Plaza de América, donde «hay tres zonas museísticas de un valor inconmensurable, un hecho que en el resto de Europa solo se da, quizás, en Munich», ha afirmado.

«Asisto con pena a este hecho y a esta situación, pero esta es la ciudad que quieren, desgraciadamente, muchos sevillanos», subraya, al tiempo que señala que, sin embargo, «todavía hay un grupo que creemos en la posibilidad del mantenimiento y la conservación de lo bello, y abogamos por hacer lo nuevo también bellamente», concluye.

 
 
Informacion