Vie

18

Jul

2008

Las ‘setas’ llegan de Munich PDF Imprimir E-mail
Encarnación
 
La madera se está almacenando en una nave del Polígono Calonge, donde se le está dando un tratamiento especial: un revestimiento de poliuretano para que la estructura aguante y no tenga problemas con las altas temperaturas de Sevilla ni con la humedad. “Garantiza la durabilidad de la madera”, aseguraron las fuentes consultadas.

No obstante, la madera ya ha sido tratada en Alemania, sobre todo para evitar desperfectos, por ejemplo, por los efectos de los insectos. Además, las piezas ya vienen cortadas y montadas, esto es, con un premontaje.

La instalación, según la empresa, empezará a finales de este mes o principios de agosto y acabará a mediados del próximo año. De hecho, hay que colocar 500 toneladas de madera que, además del revestimiento con poliuretano, será cubierta con una laca que la protegerá de los rayos ultravioletas. Esta laca color beige evitará que el sol se coma la película de poliuretano, según los especialistas de Sacyr.

El montaje de los parasoles arrancará con los dos troncos más cerca del mercado provisional, al tiempo que se preparará la primera copa de la cubierta, cuyo montaje se pospone hasta noviembre de 2008.
A partir de esa fecha, la constructora se compromete a montar cada mes un tronco o una copa sucesivamente hasta finalizar la estructura y su recubrimiento en madera en agosto o primeros de septiembre de 2009. Mientras se procede al montaje de la estructura, se seguirá trabajando en los soportes del parasol y en la plaza superior del edificio cuya gran escalinata de acceso se comenzó a construir en junio.

Los retrasos . La estructura más parecida al Metropol Parasol se vino abajo en 2006 y, en base a esta falta de seguridad, el Ayuntamiento ha justificado el retraso del proyecto de Jürgen Mayer, que no estará listo hasta finales de 2009. La demora, de hecho, alcanza ya el año y medio. Y es que ha habido que cambiar todo el proceso para ampliar la seguridad del revestimiento de madera.

Los técnicos de la empresa adjudicataria y los responsables municipales decidieron cambiar todo el proceso planteado tras examinar los precedentes, y especialmente la tragedia de la ciudad alemana de Bad Riechentall, donde el derrumbe del techo de unas instalaciones deportivas por el peso de la nieve causó la muerte de 15 personas. Es la construcción más similar a la prevista en Sevilla, que cuenta con 500 toneladas de madera finlandesa. Se cayó hace dos años, pero no se anunciaron los cambios en el sistema hasta el pasado mes de enero.

Al principio estaba pensado conformar unos bloques de láminas de madera en el suelo que luego se subirían por bloques, pero finalmente se ensamblarán una a una en el mismo sitio. De esta forma, la instalación de la madera será más segura, pero más lenta. En total, estos trabajos se prolongarán casi un año.