promo

Mie

29

Ago

2012

LA GRUA SE PARALIZA TRAS LA HUELGA DE "BOLIS CAIDOS"DE LA POLICIA PDF Imprimir E-mail
Otros

 

De hecho, la cima recaudatoria ha sido de apenas dos mil euros desde que se inició la protesta en la que el sindicato sugiere a los agentes que trabajen con mayor laxitud a la hora de poner multas. La caída, en consecuencia, es del 75 por ciento de media. Pero no sólo se ha producido este descalabro en la retirada de vehículos, sino en las propias sanciones de tráfico. Hasta el inicio de la medida, la Policía Local ponía 500 multas diarias de media. Desde que empezó la reivindicación, apenas se ponen veinte. Eso supone una caída del 96 por ciento, un dato a todas luces insostenible para la previsión recaudatoria fijada por el Ayuntamiento en el presupuesto de este año. Según los cálculos de la Delegación de Movilidad y Seguridad, se han pronosticado unos ingresos por multas de tráfico y retiradas de vehículos por parte de la grúa de 25,2 millones de euros, una cantidad a la que hay que sumar 1,2 millones por las sanciones relativas a la ordenanza antiprostitución y la botellona.

La medida adoptada por los agentes para reivindicar el pago de las llamadas reclasificaciones —pactado durante el anterior mandato— va a afectar de manera evidente a estas previsiones. Y esto precisamente genera opiniones discordantes entre los propios policías. Algunos sostienen que si el Ayuntamiento no paga lo pactado porque alega que no tiene dinero, reducir una de sus fuentes de ingresos es el peor camino para conseguir lo que se pide. Pero en el sindicato se tiene el convencimiento de que esta medida es la más efectiva.

Por todo ello, el portavoz del Sppme en el Ayuntamiento, Luis Val, aseguró que los policías no aceptan la propuesta realizada por el gobierno de Zoido al entender que «no se ajusta a lo que había comprometido ni a lo que el anterior gobierno había firmado con nosotros». El sindicato ya no piensa negociar más y se limita a instar al Ayuntamiento a «pagar, tal como la ley dice, y no jugar con el dinero de las arcas públicas, máxime cuando el alcalde nos dijo que iba a asumir y pagar la propuesta de reclasificación». Y en este contexto es en el que se encuadra la polémica medida: «Aunque desde el sindicato no se insta a no multar y ello queda a criterio del agente, se levantará un poco el pie, porque las ganas de trabajar no son las mismas cuando uno no está contento», explicó Val.

El Ayuntamiento ha intentado atenuar la situación solicitando «cordura y tranquilidad» a los policías, pero el descenso en picado de las multas, una vía recaudatoria a la que el gobierno de Zoido ha confiado buena parte de su política de ajuste de las cuentas, prueba que los agentes de la Policía Local están cumpliendo lo anunciado. La empresa Setex Aparki está prácticamente de vacaciones y la tranquilidad en el depósito municipal de vehículos está siendo inaudita en los últimos días.

 
Informacion