promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

29

Ene

2013

UNO DE LOS BARES ABANDONADOS DE LOS JARDINES PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA/28/01/2013

E.BARBA

El lamentable aspecto que ofrece actualmente la zona de terrazas del sevillano Paseo Catalina de Rivera, justo ante los Jardines de Murillo, está a punto de solucionarse. Especialmente, el de los dos bares abandonados, los conocidos Cristales y Las Tres Carabelas. Ambos establecimientos llevan ya varios años cerrados y su aspecto es deplorable. Y en plena zona turística. Los dos fueron sacados a concurso a principios de 2011 y adjudicados a una misma empresa, Terrazas del Sur S.L., por el Gobierno del socialista Sánchez Monteseirín ya en funciones —concretamente, el 26 de mayo y tras perder el poder a manos del PP—. Esta sociedad acabó interponiendo una reclamación al Ayuntamiento de Sevilla al no coincidir la realidad con los metros cuadrados y las condiciones que se había reflejado en el pliego en uno de los dos establecimientos.

Ambas partes están ultimando la resolución del litigio ventajosa para las dos. La semana pasada, de hecho, una representación de esta compañía mantuvo una reunión con responsables de Urbanismo para desbloquear el asunto. Terrazas del Sur se olvida del contencioso a cambio de que el Ayuntamiento «libere» ya una de las dos concesiones, la del bar más cercano a Cano y Cueto, el Cristales, que es donde surgieron los problemas de equivalencia entre lo que reflejaba el contrato y los metros reales así como por las malas condiciones de la estructura. Una vez desligado un bar de otro, ya que la adjudicación fue conjunta, se pretende demoler uno de los dos para que la propiedad se centre, con las posibilidades económicas que actualmente tiene, en la reforma y puesta en funcionamiento de uno solo.

Concretamente, laidea es derribar el antiguo bar Cristales, el más próximo a la Diputación, quedando aquella zona expedita para siempre. Las dos partes están de acuerdo, a falta de detalles, en esa decisión. La propietaria presentaría una renuncia a dicha concesión y, de esta forma, se evitaría un farragoso pleito. Eso sí, ha quedado pendiente un problema de seguridad vial que debe resolverse, el del carril bici que pasa justamente pegado al establecimiento que sí se mantendría y que habría que desviar para poder colocar los correspondientes veladores. Ese trabajo no va a asumirlo Urbanismo y la propia empresa ha quedado en presentar esta misma semana los estudios técnicos correspondientes para acometer ella misma la obra de desvío del carril. Al asumir este apartado, y si los estudios técnicos son correctos, en unos tres o cuatro meses estaría listo el nuevo bar en el antiguo Las Tres Carabelas.

Calle que se reforma

Resuelto, o casi, el dilema de los dos bares abandonados, Urbanismo va a culminar la mejora de esa zona histórica de la ciudad con la reforma de la calle Nicolás Antonio, la estrecha vía que conecta el barrio de Santa Cruz con la avenida Menéndez y Pelayo y que actualmente se encuentra muy deteriorada tanto en el firme como en las aceras. Está previsto, en este sentido, derribar también el pequeño quiosco-heladería de metal que hay en la esquina, justo al lado de la carretera, y que lleva varios años cerrado.

 
Informacion