Vie

13

Nov

2015

CIUDADANOS PROPONE QUE EL CINE CERVANTES PASE A SER MUNICIPAL Imprimir

ABC SEVILLA 25/10/2015

E. BARBA

Ciudadanos defenderá en pleno del Ayuntamiento de Sevilla del viernes una moción para ofrecer a los dueños del céntrico cine Cervantes un aumento de edificabilidad en los inmuebles de los cines Alameda y Avenida, también de su propiedad, a cambio de que el prime­ro de estos cines pase al patrimonio mu­nicipal y se garantice la continuidad de su uso cultural.

Cabe destacar que en cumplimiento de tres sentencias del Tribunal Supre­mo que anulan la calificación de Suelo de Interés Público y Social (SIPS) que regia en el PGOU de 2006 para los cines Alameda, Avenida y Cervantes, el Ayun­tamiento promovió en el pasado man­dato una modificación de su planea­miento urbano que retira a estos espa­cios la mencionada protección, con lo que ello conlleva. Eso sí, la junta de Andalucía tiene pendiente la declaración del edificio del Cervantes como bien de interés cultural (B1C), extremo que garantizaría su conservación al menos en materia arquitectónica.

Teniendo en cuenta que el Cervantes, es «el teatro más antiguo de Sevilla, em­pezó a funcionar en el 1873 y es obra de Juan Talavera», el portavoz de Ciudada­nos, Javier Millán, defendía ayer su «idea a coste cero» para que se traspase la ti­tularidad del edificio al Ayuntamiento, ya que considera «en riesgo la continui­dad y el uso cultural del Cervantes» a causa de la sentencia de 2011 que ha mo­dificado el planeamiento de tal manera que «hay edificios como éste que han dejado de estar protegidos».   

Millán propuso «un convenio por el que la titularidad del edificio sea asumi­da por la ciudad y, a cam­bio, se le ofrezca a los due­ños una ganancia de edifi­cabilidad en las parcelas de los cines Alameday Aveni­da, que también son de su propiedad, realizando una modificación puntual del planeamiento». La oferta concreta de ganancia de edificabilidad consistiría en permitir construir un ático retran­queado en el Avenida, y en la parcela del Alameda, regularizar una cuarta plan­ta y también un ático que ya existen y están fuera de ordenación, ambos cam­bios «sin impacto alguno para el entor­no de ambos edificios