Mar

08

Nov

2016

LOS TRILEROS DE LA JUNTA Imprimir

LOS TRILEROS DE LA JUNTA

Recordamos de niño y también de jovencitos, como nos llamaba la atención la mesa del trilero que, como hoy la sábana de los top manta, se ponía casi siempre en la esquina de Sierpes con Jovellanos. El trilero movía, no recordamos si unos platillos de cerveza o algo parecido y una bolita que al principio se podía seguir con la vista con facilidad; pero que, cuando un incauto movido por el gancho acercaba su dinero, comenzaba a moverse a gran velocidad mientras el jugador empezaba a perder más que a ganar.

No recordamos cuando desaparecieron los trileros de las calles del centro de Sevilla, pero lo que no ha desaparecido es ese juego mágico donde el dinero llega y se va con una facilidad pasmosa.

Hoy hemos asistido a uno de esos juegos de trileros. La Junta, que no se gasta ni un euro en el patrimonio sevillano, de acuerdo con el Grupo Municipal que regenta en el poder en el Ayuntamiento intentó hacernos a los sevillanos un magnífico regalo: vendernos un edificio en la Plaza Nueva y que este se pague con dinero destinado a otros fines, mientras el Ayuntamiento tiene abandonado sus propios inmuebles, llámense Iglesia de S. Hermenegildo, Convento de S. Agustín o parques de la ciudad de los que se quería detraer el dinero para pagar el trile. Afortunadamente la oposición se ha negado a participar en el juego.

Todo ello nos ha traído el recuerdo del Pabellón del S.XV. Uno de esos pabellones temáticos que formaron parte de la Exposición del 92 y que desde entonces, veinticinco años más tarde, aun sigue cerrado. Un dinero público derrochado, pero en eterna promesa de utilidad.

Si no se lo creen, lean este texto publicado en el 2009 en la página http://espaciosdeshabitados.blogspot.com.es/ nos decía: “actualmente hay un proyecto de reforma para el edificio, ahí se va a construir la sede del centro andaluz de danza, nos alegramos de que este pabellón vuelva a tener vida, y que no sea pasto de la piqueta, como otras muchas construcciones de la expo”

La credulidad del sevillano no tiene límites, su capacidad para mantener su voto a pesar de los palos: tampoco. Hasta es capaz de celebrar el 25 aniversario de la Expo92, a pesar del abandono y el desprecio de la Junta a las inversiones públicas y a la ciudad.

Varias fotografías recogidas por la web antes citada pueden mostrarnos el interés, aun hoy, de este Pabellón con espacios giratorios y que podría servir perfectamente junto con las Atarazanas para celebrar uno de los hechos más importantes de la Historia de la Humanidad, la Primera Vuelta al Mundo.